AFP internacional

El expresidente de Francia Nicolas Sarkozy pronuncia un discurso tras la primera vuelta de las elecciones primarias en su partido, Los Republicanos, el 20 de noviembre de 2016 en París

(afp_tickers)

El expresidente francés Nicolas Sarkozy podría lanzarse al mundo de los negocios tras su derrota en las primarias de la derecha francesa, siguiendo el ejemplo de otros políticos.

Eliminado de la carrera a las presidenciales de 2017, el hiperactivo Nicolas Sarkozy se ha mantenido en silencio desde su discurso en el que admitió su derrota en la primera vuelta de las primarias conservadores el domingo.

"Ha llegado el momento para mí de comenzar una vida con más pasiones privadas y menos pasiones públicas", declaró el exmandatario.

Desde ese momento, desapareció de la escena pública y no ha dado ningún indicio sobre sus proyectos futuros.

Sus seguidores más fieles saben únicamente que se quedará en París hasta el domingo, para votar en la segunda vuelta.

Al parecer, el expresidente francés (2007-2012), imputado por un caso de escuchas telefónicas y que podría ser enjuiciado, no ha dicho a nadie ni una palabra sobre sus proyectos, por lo que las especulaciones van viento en popa.

Según algunos, se irá de vacaciones con su esposa, Carla Bruni, extop model y cantante, y la hija de ambos, Giulia, que acaba de cumplir cinco años.

"Primero irán a Cap Nègre", en el sur de Francia, a la casa de la familia de su mujer, miembro de una acaudalada familia de empresarios italianos, "y después a Marruecos en Navidad, como cada año", afirma una persona de su círculo íntimo.

Después de sus vacaciones, Sarkozy comenzará a dar conferencias en el extranjero, como hizo tras su derrota en las presidenciales francesas de 2012 frente al socialista François Hollande, según varios de sus seguidores.

En ese entonces, el expresidente anunció que se retiraba de la política, pero volvió unos años después.

Cinco meses después de perder las presidenciales dio su primera conferencia pagada frente a banqueros en Nueva York.

Según la prensa francesa, pide por cada conferencia 100.000 euros.

Sus giras continuaron incluso después de su regreso a la dirección en 2014 de la UMP, partido de derecha, que él rebautizó Los Republicanos, primera etapa en su intento por reconquistar el poder.

Fue invitado a varios países (Brasil, Suiza, Israel, Rusia, Catar, Emiratos Árabes Unidos, Canadá, Singapur ...). Estos viajes le permitieron seguir en contacto con los líderes mundiales.

Sarkozy no es el único político que se ha dedicado a impartir conferencias. El expresidente de Estados Unidos Bill Clinton y el ex primer ministro británico Tony Blair han seguido también esta carrera muy bien pagada.

- ¿Fondo de inversión? -

También se baraja la posibilidad de que cree "una firma de asesoramiento económico" o un fondo de inversión, un proyecto que, según la prensa, ya tenía en mente hace unos años.

Este proyecto fue mencionado en 2013 por el Financial Times. Según el diario económico británico, Catar le propuso a Sarkozy invertir 500 millones de euros para fondos de inversión en España, Marruecos y en países emergentes como Brasil.

Sarkozy nunca ha hablado oficialmente de este proyecto, que al parecer abandonó al regresar a la política.

También podría regresar al Consejo Constitucional, encargado de velar por el respeto de la Constitución, o dedicarse a su profesión de abogado.

"Lo que es seguro es que no estará inactivo", aseguró uno de sus más fieles seguidores, Frédéric Péchenard.

"Lo veo muy atento a la política. No podría asegurar que no regrese nunca. Tengo la impresión de que cerró un capítulo, pero no cerró el libro", aseguró un allegado.

afp_tickers

 AFP internacional