Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Secuestrada una cooperante francesa en el norte de Malí

Vista aérea de Gao, en el norte de Malí, en 2013

(afp_tickers)

Las autoridades malienses y francesas buscaban este domingo el paradero de la francesa Sophie Pétronin, dirigente de una ONG en Malí, secuestrada la víspera por hombres armados en la ciudad de Gao, en el norte.

Las fuerzas francesas, en colaboración con las autoridades malienses, se han movilizado "para buscar y liberar lo antes posible" a la secuestrada, dijo en un comunicado el portavoz del ministerio, Romain Nadal.

"Proseguimos la investigación para encontrar a Sophie. Tenemos a hombres en la zona para encontrarla. Hasta ahora no hemos obtenido ningún resultado", indicó este domingo una fuente de seguridad maliense.

Pétronin, de unos 60 años, vivía desde principios de los años 2000 en Gao, donde había creado una ONG para ayudar a los niños desnutridos.

Según los medios franceses, esta médico nutricionista y especialista en enfermedades tropicales había escapado en 2012 a un intento de secuestro en Gao.

Los soldados franceses de la fuerza Barkhane (una misión de 4.000 soldados en la región del Sahel), que disponen de una base importante en Gao, "participan activamente a la búsqueda junto a los malienses", comunicó una fuente militar francesa.

La 'operación Barkhane' sucedió en agosto de 2014 a la fuerza Serval, que derrotó en enero de 2013 a los islamistas armados que habían conquistado gran parte del norte de Malí y planeaban avanzar hacia Bamako.

A pesar de aquel éxito militar, el norte de Malí sigue siendo una región inestable en la que vastas franjas de territorio escapan al control de las fuerzas de seguridad malienses y de los contingentes extranjeros, que participan en una operación internacional contra los grupos yihadistas presentes en la zona.

- Trece franceses secuestrados -

Si no consiguen liberarla rápidamente, y la experiencia demuestra que las primeras horas tras el secuestro son cruciales, Pétronin podría convertirse en una nueva rehén francesa en el Sahel.

La última secuestrada francesa hasta la fecha era la franco-tunecina Nourane Houas, raptada en Yemen en diciembre de 2015 y liberada en octubre de 2016, gracias a la mediación del sultanato de Omán.

Entre 2010 y 2013, 13 franceses fueron secuestrados en la región del Sahel por grupos más o menos vinculados a la organización yihadista Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI).

Si bien las reivindicaciones de los yihadistas suelen ser de carácter político, los secuestros en la región son, sobre todo, un asunto de dinero, y en los últimos años se ha desarrollado "un negocio de los rehenes" en el que participan numerosos intermediarios movidos por un afán de lucro.

Para los negociadores de los servicios secretos franceses, el mayor obstáculo consiste en identificar a los buenos intermediarios, una labor que puede durar meses.

Aunque Francia asegura no pagar rescates, en ocasiones ha llevado a cabo unas operaciones financieras, a veces complejas, para lograr la liberación de los rehenes.

El presidente francés, François Hollande, afirmó que Francia "no ha pagado ni un céntimo" en rescates desde que asumió el poder en 2012, en un libro de confidencias hechas a dos periodistas del diario Le Monde publicado en octubre.

Pero matizó enseguida sus palabras: "Francia no paga rescates, pero tiene bastantes amigos que, si no pagan rescates, dan su ayuda. Es un gesto de cortesía, de buenas relaciones, no son grandes sumas de dinero".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes