AFP internacional

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, luego de un encuentro con el candidato republicano Donald Trump, el 25 de septiembre de 2016, en Nueva York

(afp_tickers)

El candidato republicano Donald Trump prometió el domingo luego de una reunión con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu que reconocerá a Jerusalén como la capital "unificada" de Israel si llega a ser electo presidente de Estados Unidos.

El encuentro privado que duró cerca de una hora se realizó en la residencia del magnate en la Trump Tower de Nueva York.

"Trump reconoció que Jerusalén ha sido la capital eterna del pueblo judío por más de 3.000 años, y que Estados Unidos, bajo la administración de Trump, finalmente aceptará el mandato del Congreso de reconocer a Jerusalén como la capital unificada del estado de Israel", señaló un comunicado de su equipo de campaña.

Israel ocupó la mitad este de Jerusalén durante la guerra contra los árabes en 1967 y la anexó a su territorio en 1980, declarando a la totalidad de Jerusalén como su capital.

"El primer ministro Netanyahu discutió con Trump asuntos relacionados a la seguridad de Israel y sus esfuerzos para lograr la estabilidad y la paz en Medio Oriente", indicó por su lado el despacho del líder israelí en un comunicado.

Estados Unidos al igual que la mayoría de países miembro de las Naciones Unidas desconocen la anexión de Jerusalén y consideran que el estatus definitivo del territorio es un tema clave que debe ser resuelto en negociaciones de paz con los palestinos.

Horas más tarde, Hillary Clinton también se reunió con Netanyahu en un encuentro privado en el W Hotel en Nueva York.

En una declaración del equipo de campaña de Clinton se destacó la coincidencia de "intereses generales estratégicos" entre los dos países y se recordó el fuerte respaldo militar que Estados Unidos prometió a Israel.

El comunicado destacó igualmente que ambas naciones trabajarán de común acuerdo para "aplicar e implementar el acuerdo nuclear con Irán", una iniciativa diplomática promovida por el presidente estadounidense Barack Obama, pero rechazada por el gobierno de Netanyahu.

Clinton prometió además a su interlocutor israelí que Estados Unidos hará frente a las "amenazas terroristas" en Medio Oriente, indicó el texto.

"La secretaria reafirmó su compromiso de trabajar hacia una solución de dos estados en el conflicto israelo-palestino producto de un negociación directa entre las partes", que garantizará a Israel su futuro como un "un estado judío seguro y democrático con fronteras reconocidas", y que contribuirá a brindar a los palestinos "independencia, soberanía y dignidad".

En las últimas semanas Washington ha endurecido sus críticas a la política de Israel de acelerar la construcción de asentamientos en territorio ocupado de Jerusalén oriental y Cisjordania, advirtiendo que podría echar por tierra las esperanzas de llegar a la paz con los palestinos.

afp_tickers

 AFP internacional