Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Cuba no es solamente una isla bonita"

Francisca Fitzse, Cónsul suiza en Cuba y Patricia Bärtsch, agregada consular.

(swissinfo.ch)

País de contrastes en el que la simpatía y la nobleza de la población superan con creces las carencias.

Francesco Ottolini, Consejero de la Embajada de Suiza, resume el sentir del personal: “A todos nos gusta mucho vivir aquí”.

Francisca Fitze, Cónsul suiza en Cuba, llegó a La Habana el año pasado procedente de Macedonia. Se trata de su segunda experiencia en América Latina luego de una estancia de año y medio, hace más de una década, en Guatemala.

“Fue un cambio total y me gusta mucho aquí. Estoy feliz, pero La Habana no es el paraíso que se ve en los prospectos, es lindo, tenemos el mar, pero la realidad es diversa. Por ejemplo, para la administración uno requiere mucho tiempo, para arreglar papeles y todo”.

Recién llegada, la señora Fitze conoció en forma directa algunos de los más acuciantes problemas de la isla: el mantenimiento de las construcciones y la carencia de buena suerte de artículos.

Era necesario cambiar las ventanas de su casa pero no había vidrios de reemplazo, con lo que hubo que esperar hasta encontrarlos, también se rompieron los desagües...

“Pero la gente es muy simpática, sonriente, siempre dispuesta a ayudar a los nuevos, a los extranjeros”.

Vale pero cuesta

“Es un puesto difícil, pero el intercambio con la población cubana es una cosa muy agradable. Es una gente con mucho corazón, alegría y eso vale mucho, aunque tal vez no puede conseguir lo que quiera, es una experiencia única de estar aquí y los aspectos positivos creo que sobresalen mucho”, puntualiza Francesco Ottolini.

Para el Consejero de la Embajada de Suiza la estancia en Cuba es la segunda en un país latinoamericano luego de una misión diplomática en Perú.

Cuba, subraya, “es un país de muchos contrastes, usted ve de todo. En la Habana Vieja ve casas restauradas y al lado (Centro Habana) ve casas en muy mal estado, donde todavía vive gente. Nos cuesta trabajo para la vida cotidiana. Las compras no son fáciles”.

Sin embargo, una conseja popular pretende que en Cuba todo se resuelve si se cuenta con la paciencia y los medios necesarios. “Y es cierto”, subraya el Sr. Ottolini.

“Se resuelve, hay que acostumbrarse, entonces... es por eso que también estamos en el extranjero. No hace falta que sea como Suiza. Todo es un poco distinto, entonces, interesante también”, agrega Patricia Bärtsch.

Intensa vida cultural

Cuando la agregada consular, llegó a Cuba procedía de Italia. Inquirida sobre su experiencia en la isla, enfatiza: “A mí me gusta, no es solamente una isla bonita, hay muchos problemas, todo es complicado, hace falta mucho tiempo y todo es un poquito distinto pero en general, me gusta”.

Entre los aspectos que Patricia Bärtsch destaca más de la vida en Cuba es la intensa vida cultural “y a muy buen precio”, lo que contrasta con el resto de los productos y servicios “porque la vida para los extranjeros es cara, no hay de todo pero cuando hay, hay que comprarlo”.

En suma, la experiencia de la Perla del Caribe es muy valiosa. Lo suficiente para invitar a compartirla:

“Pienso que para cada suizo sería una muy buena experiencia de venir a Cuba y creo que vale la pena no sólo por las playas pero por los eventos culturales y el intercambio con la población. Es una experiencia realmente única” , puntualiza Francesco Ottolini.

Marcela Águila Rubín, de vuelta de La Habana


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×