Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

¿Qué votarán los suizos el 16 de mayo?

El paquete fiscal a las urnas.

(Keystone Archive)

El “sí” al paquete fiscal permitiría nuevas deducciones para solteros, familias monoparentales y parejas casadas con ingresos de menos de 80.000 francos anuales.

En contrapartida: aumentaría el IVA y ya no serían deducibles los intereses hipotecarios en la compra de una segunda vivienda.

El domingo 16 de mayo, los suizos ejercerán su derecho al voto para un asunto de carácter capital. Dirán “sí” o “no” a un paquete de medidas fiscales que tendrán impacto sobre las pensiones de los jubilados; el Impuesto al Valor Agregado (IVA); la fórmula para gravar a las parejas y familias; las viviendas y a las grandes empresas.

Las tres preguntas a las que los suizos responderán son:

¿Acepta la modificación del 3.10 03 que implica la 11 revisión del AVS?
¿Avala el acuerdo del 3.10.03 para financiar el AVS (Seguro de Vejez) y el AI (Seguro de Invalidez) a partir de un aumento del IVA? ¿Acepta la Ley Federal del 20.06.03 que modifica los regímenes fiscales de las parejas y las familias, la vivienda y los derechos de timbre?

swissinfo hace una revisión de las medidas y de su importancia práctica.

11 revisión del AVS

En la Confederación Helvética la población vive cada vez más, por lo que los cálculos actuariales para las pensiones están en aprietos. Hace tres décadas, sólo 14% de los suizos vivía más de 65 años, en el siglo XXI, más del 22% rebasa esa edad. No hay sistema de pensiones que resista ese ritmo sin fracturarse.

La 11 revisión del AVS permitiría destinar 925 millones de francos adicionales al pago de las pensiones, con lo que se garantiza que las jubilaciones se paguen sin problemas hasta el 2015 (bajo el esquema actual habría problemas hacia el 2010).

A cambio, los suizos aceptarían un incremento al IVA del 0,8%, para apoyar el AI a partir del 2005; y del 1,0% a partir del 2009, para respaldar el AVS.

De solteros y familias

El paquete fiscal intenta eliminar las desventajas que tienen las parejas casadas con respecto a las que viven en concubinato.
Dar el “sí” implicaría:

El ‘splitting’, es decir, la fórmula que implica que el ingreso de una pareja sea sumado, dividido entre un factor de 1,9, y que al monto restante le sea aplicado el impuesto sobre la renta.

En el terreno práctico podemos decir que una pareja en la que ambos trabajan, son remunerados y tienen dos hijos, quedaría exenta del impuesto sobre la renta cuando su ingreso total no rebase los 80.000 francos anuales (actualmente sólo hay exención hasta los 60.000 francos).

Los solteros podrán deducir hasta 11.000 francos anuales por gastos vinculados con su hogar, derecho que no tienen actualmente.
Respecto a los menores, habrá una nueva deducción por gastos ligados a la custodia de un menor (7.000 francos anuales).

Las familias monoparentales podrán deducir hasta 11.000 francos de los gastos de su casa y hasta 3% de sus ingresos netos. Actualmente no tienen ese derecho.

Alquiler del propietario

El “sí” implicaría:

La abolición del ‘alquiler del propietario’. Esto es, desaparecerá el impuesto sobre arrendamiento que actualmente pagan los propietarios por vivir en sus inmuebles.

La desaparición de la deducción de los intereses hipotecarios a la que tiene derecho todo aquel que compra un departamento o una casa.

Sin embargo habría una excepción. Esta deducción se mantiene sólo para aquellos que adquiera su primer inmueble; si son solteros, a razón de 7.500 francos anuales; y si son casados, 15.000 francos; en ambos casos sólo durante cinco años.

A partir del sexto año, la deducción se reduciría a razón de 20% anual hasta desaparecer en el año 10. Así, un soltero deduciría 6.000 francos en el sexto año; 4.500 en el séptimo, etcétera.

Seguiría vigente la deducción de gastos de mantenimiento de un bien inmueble cuando superen los 4.000 francos anuales.

Como novedad, se crearía una nueva deducción, el ‘ahorro para la vivienda’. Los solteros que ahorren hasta 12.000 francos con el objetivo de construir una vivienda, podrán deducirlos. En el caso de las parejas, el monto sería de 24.000 francos.

Derecho de timbre

Finalmente, habría una prórroga a la exención que disfrutaron los inversionistas institucionales en 1999 y en el 2001. Ésta reduce la carga fiscal que pagan las transacciones realizadas con bancos extranjeros con objeto de preservar la fortaleza de la plaza financiera suiza a escala internacional.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

El paquete fiscal que deberán votar los suizos el 16 de mayo implica un ‘golpe’ para las arcas públicas de más de 4,000 millones de francos anuales.

En el 2003, el Parlamento aprobó un programa de ahorros por 3.000 millones de francos (para compensar el faltante anterior).

En el 2004 y años posteriores, se tendrían que realizar economías extras por unos 2.000 millones de francos.

El déficit de la Confederación Helvética corre el riesgo de rebasara los 120.000 millones de francos.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes