Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Suiza no debe olvidar Túnez"

En Ginebra se manifestaron también los opositores al régimen tunecino.

(Keystone)

Las ONG suizas implicadas en la Cumbre de Túnez quieren mantener la presión sobre el régimen tunecino. Tal objetivo será respaldado en el parlamento helvético.

El Ministerio suizo de Asuntos Exteriores asegura que seguirá dialogando con las autoridades tunecinas acerca de los derechos humanos.

Durante la segunda fase de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información (CMSI), las autoridades de Túnez terminaron aflojando un poco la tenaza impuesta a los militantes de los derechos humanos y a los opositories políticos tunecinos.

Una pequéña manifestación hostil al régimen pudo llevarse a cabo en las calles de Túnez. Esa brisa ligera de libertad sopló brevemente gracias a las presiones ejercidas por la sociedad civil internacional involucrada en la CMSI, sobre todo de Comunica.ch, la plataforma de ONG suizas por la sociedad de la información.

Ahora que Túnez dejó de estar bajo la luz de los reflectores, esas ONG temen que la sociedad civil tunecina independiente sufra el peso del aparato de seguridad tunecino.

"Tenemos una responsabilidad moral con nuestos asociados tunecinos", recalca Yves Steiner, del comité ejecutivo de la sección suiza de Amnistía Internacional.

Por esta razón las ONG defensoras de los derechos humanos se proponen lanzar un programa de apoyo y de defensa a los militantes de los derechos humanos en Túnez.

"Asimismo, seguiremos viendo de cerca la situación en el terreno", añade Yves Steiner, quien también es miembro de comunica.ch. "Persisten las amenazas, particularmente contra la Liga tunecina de los derechos humanos y la Asociación de magistrados tunecinos", precisa.

Misión de vigilancia

Para realizar esta acción, Amnistía Internacional cuenta con la participación de parlamentarios suizos. "Será legítimo enviar a Túnez una comisión encargada de averiguar la situación de los derechos humanos en Túnez" señala Yves Steiner.

Tal idea es también defendida por Carlo Somaruga, diputado socialista en el Consejo nacional (Cámara de diputados) del parlamento suizo. "Esa comisión podría ser formada en el marco del Consejo de Europa", añade el parlamentario ginebrino.

Y afirma: "Una cosa es cierta, hay que mantener la presión sobre el régimen tunecino con el fin de proteger a los militantes de los derechos humanos".

Para hacerlo, Carlo Somaruga espera contar igualmente con el resplado del gobierno suizo. "Es imperioso que el discurso del presidente de la Confederación Helvética (pronunciado en la inauguración de la CMSI) en favor de las libertades públicas en Túnez continúe con acciones concretas", propone el diputado ginebrino.

Por su parte el Ministerio suizo de Asuntos Exteriores (DFAE en su sigla francesa) sostiene que no piensa descuidar el expediente de los derechos humanos en Túnez. "En el marco de nuestras relaciones bilaterales mantendremos el diálogo sobre este asunto", precisa Jean-Philippe Jeanneret, portavoz del DFAE.

Los límites del diálogo

Carlo Somaruga ve con cierto escepticismo esa actitud. "Debemos tomar nota de que ese diálogo no ha dado frutos", estima el parlamentario socialista.

El consejero nacional (diputado) considera que la presión continua de las ONG suizas en el gobierno hizo que el presidente de la Confederación (Samuel Schmid), pronunciara conceptos enérgicos en Túnez".

Yves Steiner comparte en cierta medida esa opinión. "En realidad, el diálogo entre Berna y Túnez sobre esta cuestión está en un punto casi muerto desde agosto de 2004, tras el rechazo tunecino a firmar un documento diplomático que mencionaba el asunto de los derechos humanos", recuerda el representante de Amnistía Internacional.

"Efectivamente, el diálogo se ha hecho cada vez más difícil desde entonces", admite Jean-Philippe Jeannerat. "Es por esta razón que Suiza se ha expresado públicamente y en varias ocasiones sobre este tema".

"Los derechos humanos son parte esencial de la política exterior de Suiza, y para defenderla busca siempre los medios más eficaces. Este objetivo pasa a veces por la toma de una posición pública", añade.

Jean-Philippe Jeannerat sigue convencido de que la opción del diálogo termina dando frutos, aún cuando eso demande mucho tiempo. En este sentido cita por ejemplo a China, Irán y Vietnam con los cuales Suiza ha logrado institucionalizar conversaciones regulares sobre la situación de los derechos humanos.

swissinfo, Frédéric Burnand, Ginebra
Traducción: Juan Espinoza

Contexto

Según la agencia de prensa AP, varios periodistas del mundo cuya firma acompaña una petición que denuncia una campaña hostil a Túnez, lanzada en la reciente Cumbre de la Sociedad de la Información (CMSI), dicen haber sido víctimas de una manipulación de las autoridades tunecinas.

Unos 200 periodistas firmaron el 18 de noviembre, al terminar la CMSI, un texto que en su forma inicial saludaba en un frase anodina el recibimiento caluroso de los organizadores tunecinos a los profesionales de la información.

En la versión final, difundida por medios tunecinos y varias agencias de prensa, el texto apareció transformado en un "comunicado de los representantes de la prensa internacional que cubrieron los trabajos de la CMSI en Túnez". En el mismo se dice que los periodistas firmantes "no sufrieron ningún tipo de dificultades ni trabas" durante su permanencia en Túnez.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×