Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

A CINCO AÑOS DEL ATAQUE Barrigue: “El espíritu de Charlie Hebdo desapareció”

Un hombre ssstiene la portada de una revista en la que se aprecia un una mancha roja

El miércoles 7 de enero de 2015, Thierry Barrigue, entonces redactor jefe del periódico satírico suizo ‘Vigousse’, posaba con la portada de su periódico.

(Keystone / Jean-christophe Bott)

El periódico satírico francés Charlie Hebdo sobrevivió al ataque que diezmó su redacción el 7 de enero de 2015, pero el “espíritu Charlie” está muerto, estima el caricaturista suizo Thierry Barrigue. Su balance es amargo: “Triunfó el miedo”.

Je suis Charlie (yo soy Charlie). Alrededor de esas tres palabras el mundo se unió para defender la libertad de expresión, tras el ataque en el que fueron asesinados 12 miembros de la redacción de Charlie Hebdo. Fue un fugaz momento de comunión, que se desvaneció rápidamente, estrangulado por la dictadura de Internet y las dificultades de la prensa. Fundador de VigousseEnlace externo, el semanario satírico de la Suiza francófona, Thierry Barrigue está preocupado por el futuro de la caricatura de prensa.

swissinfo.ch: Cinco años después de los atentados contra Charlie Hebdo, ¿ha cambiado la profesión de caricaturista de prensa?

Thierry Barrigue: Sí, la profesión ha cambiado enormemente. Aparte de la pérdida de esos amigos y de su insustituible talento en los ataques, la caricatura de prensa recibió un golpazo. Va mal por la autocensura que se imponen los editores de prensa y por su pusilanimidad.

Los periódicos están muriendo y desapareciendo. Los dibujantes ya no consiguen vivir de su profesión o publican doblegándose a limitaciones de Internet y a las impuestas por aquellos que tienen una interpretación enfermiza de esta libertad.

Los dibujantes de la prensa internacional han lanzado recientemente una petición para que nuestro oficio sea incluido en el Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO. Este es el punto al que hemos llegado hoy.

Caricatura: la leyenda Yo soy Charlie aplasta a un terrorista

Caricatura de Coco, del semanario Charlie Hebdo, publicada en Vigousse después de los atentados.

(Coco / Vigousse)

swissinfo.ch: ¿Qué hay que hacer para salvaguardar esta libertad de expresión?

Ya no podemos contentarnos con dibujar en nuestro rincón, sobre una hoja de papel, en nuestras respectivas oficinas. Tenemos que salir al campo, a las calles, a las escuelas para asegurar el futuro de la ilustración de prensa. Debemos incluir la libertad de expresión y el espíritu crítico en los programas escolares para formar a una nueva generación que considere la ilustración de la prensa como algo esencial para una democracia.

“No es con miedo con lo que permitimos que la libertad de expresión avance, al contrario, retrocede”

Fin de la cita

swissinfo.ch: El semanario satírico Charlie Hebdo sobrevivió a los ataques, pero ¿el espíritu de Charlie sigue vivo?

No, la famosa expresión Je suis Charlie duró el espacio de una gran manifestación en París, en presencia de jefes de Estado que encierran a los caricaturistas en sus propios países. El espíritu de Charlie duró el tiempo de una emoción. Vive a través del periódico, que pudo seguir existiendo gracias a las donaciones recibidas después de los ataques cuando estaba económicamente en agonía.

Sin embargo, en la cabeza de las personas, el espíritu de Charlie ha desaparecido por completo, porque estamos en una sociedad que tiene un miedo legítimo al futuro. Los periódicos tienen ahora miedo de publicar caricaturas de prensa, miedo de la reacción de Internet, miedo de los internautas anónimos. Sin embargo, no es con miedo con lo que permitimos que la libertad de expresión avance; al contrario, retrocede.

swissinfo.ch: ¿Ha ganado el miedo?

Sí, desafortunadamente, el miedo ha triunfado. Lo digo con gran emoción en mi voz. Entre colegas, estamos unidos, pero la falta de apoyo de la población y la sociedad es flagrante. Todavía hay una parte de la población a la que le gusta el humor. Tenemos nuestro público, pero no es suficiente para mantener vivos a los caricaturistas.

“Estamos en deuda con esas muertes. Están ahí, revoloteando sobre nuestras cuartillas, pensamos en ellas”

Fin de la cita

swissinfo.ch: A pesar de todo, ¿se está formando una nueva generación de dibujantes de prensa que pueda tomar el relevo?

Por supuesto, los jóvenes dibujantes están ahí. Tenemos unos diez en Vigousse. Representan una generación joven que todavía se las arregla para vivir de su profesión. Todavía y siempre hay una resistencia, un deseo de perpetuar la expresión de la caricatura satírica y crítica.

 

swissinfo.ch: ¿Existe también un antes y un después de Charlie Hebdo en Suiza, dentro de la redacción de Vigousse?

Evidentemente, decir lo contrario sería hipócrita. Ya no publicamos caricaturas con la misma ligereza que en los años 70 y 80. Existe necesariamente una especie de conciencia de la responsabilidad que tenemos al dibujar este o aquel tema. Estamos en deuda con esas muertes. Están ahí, revoloteando sobre nuestras cuartillas, pensamos en ellas.

“Humor. No bajemos los brazos” Portada de Vigousse una semana después de los atentados a Charlie Hebdo.

(Barrigue / Vigousse)

swissinfo.ch: ¿Los dibujantes suizos trabajan con miedo?

Espero que no, pero quizá seamos menos virulentos. En Vigousse, nunca hemos hecho dibujos del mismo estilo que los de Charlie Hebdo porque tenemos un público suizo y no francés. Teníamos un enfoque diferente de todos modos. Como en Suiza no estamos directamente amenazados, no tenemos miedo. Sin embargo, hemos tomado conciencia de que el dibujo es un vector de incomprensión que revela el sufrimiento de la sociedad y del mundo. Por lo tanto, tenemos una responsabilidad adicional.

swissinfo.ch: ¿Cuál es la diferencia entre un público suizo y uno francés?

Siempre se dice que los franceses son más divertidos y provocadores que los suizos, pero eso no es cierto. Después de haber hecho diez años de caricaturas de prensa en París y 40 en Suiza, he experimentado aquí más libertad y menos censura. En Suiza hay más tolerancia y aceptación del pensamiento ajeno. Contrariamente a la creencia popular, los suizos son divertidos. Comenzando con nuestra presidenta, que envía su mensaje de Año Nuevo desde su panadería y que de esa manera logra un enorme interés en el extranjero. Tenemos un sistema que nos permite una gran libertad.


Charlie Hebdo denuncia a los "nuevos censores"...

El periódico satírico francés publica un número especial de aniversario este 7 de enero. Ataca a los “nuevos gurús del pensamiento formateado” y da voz a los familiares de las víctimas.

“Ayer, decíamos mierda a Dios, al ejército, a la Iglesia, al Estado. Hoy en día, debemos aprender a decir mierda a las asociaciones tiránicas, a las minorías que se miran el ombligo”, critica el editor jefe Riss en su editorial.

“Hoy en día, la corrección política nos impone ortografías de género, aconsejándonos que no utilicemos palabras supuestamente perturbadoras [...]", añade, fustigando a los “nuevos censores” que “se creen los reyes del mundo detrás del teclado de su smartphone”. “Las llamas del infierno de antaño han dado paso a los tuits delatores de hoy”, afirma.

El diseño de la portada es de Coco: un smartphone gigante que muestra los logos de las principales redes sociales aplasta la lengua y los brazos del dibujante, bajo el título ‘Nuevas censuras... Nuevas dictaduras’.

Tras la muerte de sus pilares, la redacción tuvo que reconstruirse lo mejor posible. Cada aniversario, obviamente, revive el trauma. Y el año promete ser difícil para el equipo ya que el juicio de los cómplices de la masacre se llevará a cabo en mayo. Charlie Hebdo volverá a estar en el centro de las pasiones.

(Fuente: RTS)

Fin del recuadro


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes