Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

ABB sigue en números rojos

ABB quiere reducir su deuda a 4.000 millones de dólares durante el 2004.

(ABB)

El grupo tecnológico helvético-sueco perdió 948 millones de francos suizos durante el 2003, pero logró modificar su trayectoria de negocios para el 2004.

La empresa redujo su deuda, decidió no pagar dividendos a los accionistas, concentrarse en sus negocios más rentables y pelear por Asia.

El 2003 fue un mal año para el grupo tecnológico helvético-sueco ABB, pese al esfuerzo que hicieron los más de 150.000 empleados que tiene en 70 países.

Los estados financieros fueron implacables: ABB perdió 948 millones de francos suizos entre enero y diciembre del año pasado, monto equivalente a 767 millones de dólares.

El 2002 fue peor aún, ya que se registraron números rojos por un total de 975 millones de francos suizos (unos 783 millones de dólares). Sin embargo, no todo el panorama es negro.

A pesar de las pérdidas, el 2003 marcó un cambio de tendencia que habrá de reflejarse en los resultados del 2004 y de los años posteriores.

ABB decidió concentrarse en sus dos mejores negocios: energía renovable y automatización industrial, y dar menos importancia a aquello que no era rentable.

Por ello, en el 2004 tendrá más de 1.100 científicos y técnicos trabajando en todo el mundo en la generación de tecnologías vendibles en los cinco continentes.

Dormann es optimista

Jürgen Dormann, presidente del consejo de ABB, ofreció este jueves una conferencia de prensa telefónica, en la que abundó sobre los resultados financieros del 2003.

Las pérdidas no le quitaron el optimismo. “Las principales divisiones de negocios se están fortaleciendo. De hecho, durante el ultimo trimestre del 2003 doblamos las ganancias con respecto al mismo periodo del 2002”, recalcó.

“Además fuimos capaces de reducir costos y de generar un flujo de recursos en efectivo de más de 1.500 francos suizos durante el año, lo que no está nada mal”.

Desde la perspectiva de Dorman, la base de capital que tiene actualmente ABB –vital porque es el respaldo financiero que permite a una empresa realizar negocios y enfrentar el futuro- es “la plataforma perfecta para crecer, competir y volvernos rentables nuevamente”.

Entre los resultados destacan también las ventas totales, que sumaron 23.295 millones de francos suizos durante el 2003 (18.795 millones de dólares), 8% superiores a las del año previo.

Otro aspecto importante dentro del reporte anual es el apartado correspondiente a la reestructuración financiera.

ABB pagó y canceló créditos con la banca por 1.500 millones de dólares –lo que la fortalece en términos financieros- y los accionistas aceptaron que no habrá pago de dividendos durante el 2003, porque todo será reinvertido.

El futuro en Asia

ABB ha tenido que reinventarse desde el 2000, cuando iniciaron sus pérdidas.

Las reglas del juego cambiaron en el mundo de los negocios, las tecnologías de la información ganaron terreno y el gigante helvético-sueco ha tenido que adaptarse a las nuevas circunstancias.

La globalización empresarial le ha ofrecido también nuevas oportunidades de negocios, especialmente en China, país con el que ha mantenido un activo intercambio durante los últimos meses.

En el 2004 su apuesta está colocada en Asia, dados los elevados niveles de crecimiento que registra esa región, pero espera también que la recuperación toque suelo europeo y estadounidense.

En cuanto a sus finanzas internas, ABB hará el esfuerzo por reducir su deuda total en 2.000 millones de dólares, para llevarla de 6.000 a 4.000 millones de dólares, unos 5.000 millones de francos suizos.
La mejor prueba de que el panorama no es negro es la respuesta que dieron los mercados al Informe Anual 2003 de ABB.

La acción del grupo está subiendo en el mercado bursátil helvético, porque la mirada de los directivos de la empresa está claramente fijada en los objetivos del 2004 y el 2005. Y lo mejor de todo es que son viables.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

ABB es una empresa tecnológica de origen helvético-sueco que tiene presencia en 70 países del mundo y que emplea a más de 150.000 personas.

En el 2003, reportó pérdidas por un total de 948 millones de francos suizos, equivalentes a 767 millones de dólares
Sus negocios generaron un flujo de efectivo por más de 1.500 millones de francos suizos.

Sus ventas totales sumaron 23.295 millones de francos suizos durante el 2003, equivalentes a 18.795 millones de dólares, 8% superiores a las del año previo.

Entre sus metas para el periodo 2004-2005 está la de reducir su deuda total de 6.000 a 4.000 millones de dólares.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×