Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Ángel Gurría, presenta las previsiones de crecimiento mundial el 9 de noviembre de 2015 en París

(afp_tickers)

"Chile debe pasar del cobre a la neurona", recomendó este miércoles el secretario ejecutivo de la OCDE, Ángel Gurría, al alentar al primer productor mundial del metal a dar el salto hacia una economía más basada en el conocimiento y la innovación.

Al entregar el último "Estudio de la OCDE sobre la economía chilena", Gurría alentó a Chile a "ahondar en unas transformaciones económicas que rehuyan una excesiva dependencia de las exportaciones de materias primas y permitan avanzar hacia una economía más basada en el conocimiento y la innovación".

La economía chilena debería cerrar este año con una expansión de un 2,2%, lo que de acuerdo a la OCDE refleja que pese a la brusca caída del precio del cobre, "el crecimiento económico de Chile ha sido resiliente".

Con un tercio de la oferta mundial, equivalente a unas 5,6 millones de toneladas anuales, Chile es el principal productor mundial de cobre, cuyo precio se ha desplomado a un mínimo en seis años.

Para 2016, la expansión proyectada del PIB chileno alcanzaría el 2,6%, mientras que para 2017 llegaría a 3,3%, según los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Para mantener o mejorar esos niveles, Chile debería diversificar su economía y aumentar su productividad,

"Mejorar la productividad es sin duda el principal reto que enfrenta la economía chilena para seguir creciendo y aumentar el nivel de vida de la población", afirmó el economista mexicano.

El país debe, además, "ampliar su base exportadora e insertarse mejor en las cadenas globales de valor, en especial en materia de conocimiento y valor agregado", agregó.

Según los datos de la OCDE, para aumentar sus niveles de productividad Chile debería mejorar la competencia en su economía, y destinar más recursos a investigación y desarrollo, que hoy lo sitúan como la nación que destina menos recursos a este fin en la OCDE (0,4% de su PIB).

También mejorar sus niveles de desigualdad, por los que el 10% más rico de su población recibe ingresos 27 veces por arriba que el 10% más bajo.

En este sentido, el organismo celebró las reformas sociales que está implementando el gobierno de la mandataria socialista Michelle Bachelet, que incluyen una reforma tributaria, a la educación y al sistema laboral.

AFP