Navigation

"Impacto devastador" de guerra de Yemen en la salud mental infantil (ONG)

Niños yemeníes cerca de Taez, en el sudoeste de Yemen, el 16 de septiembre de 2019 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 24 marzo 2020 - 01:21
(AFP)

Cinco años de guerra en Yemen han tenido un "impacto devastador" en la salud mental de los niños, muchos de los cuales están al borde de la depresión, según un informe publicado este martes por la oenegé Save the Children.

Más de la mitad de los aproximadamente 1.250 niños consultados en el país afirmaron estar "tristes y deprimidos, y más de uno de cada diez aseguran sentirse así de forma permanente".

Según la investigación realizada entre niños de 13 a 17 años, padres y cuidadores en las provincias de Adén, Lahj y Taez, en el sur del país, alrededor de uno de cada cinco niños dice sentir "miedo y pena".

El 52% sostiene que no se sienten seguros cuando no están con sus padres y el 56%, cuando caminan solos.

La guerra en Yemen, que ha causado decenas de miles de muertos, sobre todo civiles, según las oenegés, opone los rebeldes hutíes, respaldados por Irán, a las fuerzas progubernamentales, apoyadas desde 2015 por una coalición militar liderada por Arabia Saudita.

Los grupos yihadistas Al Qaida y Estado Islámico (EI) también cometen ataques en el país.

Desde diciembre de 2017, al menos 2.047 niños murieron o quedaron mutilados en actos violentos, según Save the Children.

Los niños están "aterrorizados" y "tienen mucho miedo a jugar en el exterior (de casa). Se orinan en la cama cuando oyen los aviones sobrevolar o las bombas caer", explica la directora de la oenegé, Inger Ashing, citada en el informe. "Esto es el resultado de cinco años de guerra en la salud mental" de esta categoría vulnerable de la población yemení.

Además, "la amenaza potencialmente devastadora de una epidemia de coronavirus en Yemen aumenta la presión sobre las partes en conflicto para que pongan fin a la guerra", añade Ashing.

Por el momento no se tiene constancia de casos del nuevo coronavirus en Yemen, pero la aparición del virus en el país podría afectar a los servicios sanitarios, ya de por sí devastados por la guerra, y empeorar la crisis humanitaria.

En el país alrededor de 10,3 millones de niños se hallan en una situación de inseguridad alimentaria y, de ellos, 2,1 millones padecen desnutrición aguda, según la ONU.

Según las cifras del Clúster de Salud, que agrupa a oenegés internacionales y agencias de las Naciones Unidas, casi 1.2 millones de niños han enfermado de cólera, difteria o dengue en los últimos tres años.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.