Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El técnico de sonido griego Dimitris Voutsinos, de 40 años, se dirige a su trabajo a media jornada en Atenas el 1 de junio de 2017. Dimitris fue despedido de una emisora de radio en 2009 y desde entonces ha trabajado sobre todo en centros de llamadas

(afp_tickers)

"Hemos perdido la esperanza, vivimos angustiados", se desespera un profesor jubilado griego que ni siquiera puede ayudar financieramente a sus hijos, mientras los acreedores siguen enzarzados en debates interminables sobre nuevas medidas de austeridad para su país.

Ermolaos Linardos ha sufrido varios recortes en su pensión en los últimos años. Antes ayudaba a su hijo, un padre de cinco niños con un salario precario que se ha visto obligado a vender el coche para pagar los impuestos.

"Antes de la crisis podía ayudarle pero mi pensión ha disminuido un 35% y ahora es difícil. ¿En qué se convierte un abuelo que no puede ayudar a sus nietos?", lamenta.

Linardos es secretario general de la federación de jubilados del sector público y ha participado en numerosas manifestaciones recientes contra los nuevos recortes dictados por los acreedores del país, a cambio del desembolso con cuentagotas del dinero usado para pagar las deudas contraídas con ellos, es decir con el FMI y el BCE.

Dimos Koumpouris, presidente de la federación de los jubilados del sector privado, ha visto su jubilación pasar "de 33.000 a 16.000 euros", pese a 40 años cotizados como trabajador de la siderurgia.

El viernes el Parlamento griego adoptó más medidas, como la congelación de las jubilaciones hasta 2022 o la restricción de los derechos de los trabajadores de las empresas privadas.

- Incerditumbre -

Entre tanto los acreedores siguen con un debate que se eterniza. El FMI es favorable a aliviar la enorme deuda griega (179% del PIB) y lo pone como condición para continuar participando en el plan de ayuda europeo.

Alemania no quiere ni oír hablar de una reducción de la deuda. Mientras no se ponen de acuerdo, el desbloqueo del próximo préstamo para el reembolso de 7.000 millones de euros en julio pende de un hilo. El Eurogrupo del próximo jueves en Luxemburgo abordará este tema.

Dimitris Voutsinos, un técnico de sonido de 40 años despedido en 2009 de una radio, trabaja como teleoperador. Para él y su mujer lituana Alma, sin empleo, la pensión de 750 euros de su madre, una octogenaria con una discapacidad, es "un medio de subsistencia".

El índice de desempleo en Grecia es uno de los más altos de la zona euro (22,5% en marzo).

"No salimos adelante sin su ayuda, ella se priva de un auxiliar médico", lamenta Dimitris, que vive en Atenas en un apartamento en frente al del de su madre para poder ayudarla.

"No podemos programar nada, por ejemplo pensar en tener un hijo", añade. Con la crisis, la natalidad en el país es una de las más bajas de Europa (1,30), según Eurostat.

"Nos limitamos a las necesidades básicas, ya no nos vamos de vacaciones, nos lo pensamos dos veces antes de comprarnos unos zapatos, nos tienen que servir para todas las estaciones".

Alma, grafista de profesión, quiere que se vayan a Lituania para poder encontrar trabajo, pero Dimitris está preocupado por su madre: "¡Cómo voy a dejarla sola!".

- Culpabilidad -

Desde 2010, alrededor de 427.000 griegos de entre 15 y 64 años se han ido de Grecia para trabajar en el extranjero, según una investigación del Banco de Grecia. Es la "tercera mayor oleada" de éxodo en la historia contemporánea del país después de la de principios del siglo XX y la de los años 1950 y 1960.

El psicólogo Yannis Gkiastas también constata una tendencia "a encerrarse en el núcleo familiar porque la gente ya no confía en la sociedad, a falta también de un Estado social capaz de atender a sus ciudadanos". Las prestaciones sociales y sanitarias han empeorado con la crisis.

"El apoyo financiero de la familia -explica- crea un sentimiento de dependencia, que priva a los hijos de autonomía, los culpabiliza y les impide alejarse".

Cita el caso de jóvenes con recursos para irse de vacaciones o emanciparse pero que "se sienten culpables de dejar a sus madres o hermanas afrontar solas sus problemas".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP