Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Dos torres de una planta de energía solar de Abengoa, fotografiadas este viernes 27 de noviembre en Sanlúcar La Mayor (Sevilla)

(afp_tickers)

El Gobierno de España consideró este viernes que la empresa de energías renovables e ingeniería Abengoa, en preconcurso de acreedores, es viable y debe encontrar un socio industrial, descartando un rescate público.

Abengoa y sus 25 filiales presentaron el 25 de noviembre el preconcurso de acreedores, con lo que el grupo dispone ahora de tres meses para llegar a un acuerdo con sus acreedores.

"En estos tres meses, es muy importante buscar un socio industrial", dijo el ministro de Economía, Luis de Guindos, después de que el grupo vasco de componentes Gestamp retirara su oferta de entrar en el capital de Abengoa, precipitando la crisis de esta última.

En cambio, rechazó la idea de rescate público para evitar la quiebra de Abengoa, que sería la más importante en España desde la caída del promotor inmobiliario Martinsa-Fadesa.

El Gobierno actuará de forma "constructiva, teniendo también en cuenta que existen limitaciones de la normativa europea en ayudas de Estado", dijo.

De Guindos reconoció que la empresa, que cuenta con 28.700 empleados, de los que más de 13.000 están Latinoamérica y 7.000 en España, está muy endeudada, pero aseguró que "desde el punto de vista empresarial es viable".

"Lo más importante ahora es que conozcamos exactamente cuál es la situación de la empresa desde el punto de vista de su contabilidad y de su endeudamiento", añadió el ministro.

La compañía de componentes Gestamp iba a aportar 350 millones de euros al grupo sevillano y tomar un 28% de su capital, pero dio marcha atrás el miércoles. Esto precipitó a Abengoa, que arrastra una deuda neta de al menos 6.280 millones de euros, a una grave crisis.

De Guindos precisó que los bancos españoles detentaban en torno a un 40% de la deuda bancaria de la compañía de ingeniería, muy internacionalizada, con presencia en más de 20 países, como Brasil, Perú o México.

La situación provocó este viernes la dimisión de su puesto de consejero delegado de Santiago Seage. Todas las funciones directivas se concentran ahora en el presidente del consejo de administración, José Domínguez Abascal, que se convierte en consejero ejecutivo, precisó Abengoa en un comunicado.

La Bolsa de Madrid excluyó el jueves a Abengoa de su selectivo índice Ibex-35 tras la caída en picado de su capitalización bursátil.

Las agencias de calificación crediticia también actuaron y, después de que Fitch y Moody's rebajaran la nota de la compañía, Standard & Poor's les siguió este viernes, rebajando la calificación de su deuda a largo plazo a "CCC", en la categoría de altamente especulativa.

AFP