Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El activista estudiantil de Hong Kong Joshua Wong (en el centro) y sus compañeros protestan el 26 de junio de 2017, poco antes de cumplirse el vigésimo aniversario de la entrega de ese país a China

(afp_tickers)

Manifestantes prodemocracia de Hong Kong desplegaron una bandera negra sobre una estatua que simboliza la devolución de la ciudad a China por parte de Gran Bretaña, días antes de la visita del presidente Xi Jinping con motivo de los 20 años de la retrocesión.

El destacado activista Joshua Wong y una docena de manifestantes más colgaron la tela negra de la escultura dorada, en forma de bauhuinia gigante, en la bahía de Hong Kong, el lunes temprano, mientras que agentes de seguridad trataban de impedírselo escalando por el famoso monumento.

La escultura de la flor, que se convirtió en el emblema de Hong Kong tras la retrocesión, fue un regalo que China hizo a la ciudad en 1997 y está ubicada delante del centro de convenciones en el que Xi participará en los acontecimientos programados por el aniversario, en una visita de tres días que empieza el jueves.

La policía se movilizó para retirar la bandera negra mientras que los manifestantes gritaban "Autodeterminación democrática para el futuro de Hong Kong" y "'Un país, dos sistemas' ha sido una mentira durante 20 años", en alusión al estatus semiautónomo de Hong Kong.

El acuerdo "un país, dos sistemas", cerrado cuando Gran Bretaña devolvió Hong Kong a China en 1997, permite que la ciudad goce de unos derechos que no rigen en el continente, incluyendo la libertad de expresión.

Sin embargo, la injerencia de Pekín en varias áreas, desde la política hasta el sistema educativo o los medios, preocupa cada vez más en la isla.

Activistas como Wong, que lideró el movimiento de los paraguas de 2014, piden reformas democráticas, prometidas en el pacto de retrocesión, para cambiar un sistema en el que el dirigente de la ciudad sigue estando elegido por un comité pro-China y en el que la asamblea legislativa es favorable a Pekín.

La visita de Xi será la primera desde que se convirtió en presidente en 2013 y culminará con la investidura de Carrie Lam, nueva jefa del ejecutivo local.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP