Los activistas prodemocracia reclamaron más acciones este viernes en Hong Kong de cara a los próximos días, donde la policía levantó el sitio del campus de la Universidad Politécnica, epicentro del movimiento desde mediados de noviembre.

Diferentes foros en línea en los que se coordina el movimiento de protesta, que carece de un verdadero líder, invitaron a la población a participar en una gran concentración el domingo y en una huelga el lunes para perturbar los transportes públicos.

"Si el gobierno comunista de Hong Kong ignora a la opinión pública, habrá durante cinco o seis días seguidos 'una eclosión generalizada' [...] Debemos fijarnos un plazo", rezaba un mensaje publicado en el foro Reddit-like LIHKG, que recibió una acogida muy favorable de los internautas.

La "eclosión generalizada" es el nombre que los manifestantes dan a su nuevo 'modus operandi' adoptado en noviembre, que consiste en llevar a cabo acciones de baja intensidad para poner a prueba a las fuerzas de seguridad y perturbar la circulación de los transportes públicos.

Este viernes, cientos de empleados de oficina se concentraron a la hora del desayuno en varios barrios de la ciudad. La policía antidisturbios fue desplegada pero los manifestantes se dispersaron pacíficamente.

Esta nueva movilización se produce en medio del rechazo de Pekín y del ejecutivo local de hacer concesiones a los manifestantes, pese a su aplastante victoria en las elecciones locales del domingo.

Tras casi seis meses de protestas los electores infligieron un duro golpe al gobierno local, apoyado por Pekín, que hasta entonces siempre alegaba que contaba con el apoyo de una mayoría silenciosa en Hong Kong.

- Campus desalojado -

Los días previos y posteriores a las elecciones estuvieron marcados por un inusual periodo de calma, después de semanas de manifestaciones que derivaron en choques entre la policía y los manifestantes.

En China, los medios guardaron silencio sobre la victoria de la oposición prodemocrática en Hong Kong, desacreditando las condiciones en las que tuvieron lugar los comicios.

La jefa del ejecutivo hongkonés, Carrie Lam, admitió el descontento de la población pero rechazó acceder a las demandas de los manifestantes. "Estoy convencida de que Hong Kong puede salir adelante como siempre lo hizo", se limitó a afirmar durante una visita a Tailandia.

El viernes por la tarde, la policía puso fin al episodio más violento de las protestas: el sitio de la Universidad Politécnica de Hong Kogn (PolyU).

Allí se produjeron, el 17 de noviembre, violentos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes, que condujeron al sitio del campus por parte de la policía para desalojar a los cientos de activistas atrincherados.

Una gran mayoría de ellos se rindieron antes de ser arrestados, mientras que otros lograron escapar usando cuerdas o por el sistema de alcantarillado.

Tras la salida de casi todos los manifestantes, la policía penetró el jueves en el campus, donde hallaron unos 4.000 cócteles Molotov.

El viernes, los agentes retiraron el cordón policial que rodeaba el campus y puso así fin a 13 días de asedio.

El movimiento prodemocracia empezó en junio a raíz de un proyecto de ley, ya suspendido, para facilitar las extradiciones a China, pero luego se fue ampliando y sumando reclamos, como un sufragio universal y una investigación independiente de la violencia policial.

Más de 5.800 personas fueron arrestadas desde entonces y casi 1.000 inculpadas, según cifras del gobierno, mientras que la policía lanzó más de 12.000 granadas lacrimógenas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes