Navigation

Acuerdo entre Bangladés y Birmania para iniciar el regreso de rohinyás en noviembre

Un rohinyá en un campamento de refugiados de Kutupalong, cerca de Cox's Bazar, en Bangladés, el 13 de agosto de 2018 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 30 octubre 2018 - 11:19
(AFP)

Bangladés y Birmania acordaron el martes iniciar en noviembre el regreso de los refugiados rohinyás, menos de una semana después de que investigadores de la ONU afirmaran que se cometía un "genocidio" contra esta minoría musulmana.

En agosto de 2017, amenazados por el ejército y milicias budistas, más de 720.000 rohinyás huyeron de Birmania para refugiarse en Bangladés, donde viven en condiciones muy precarias en inmensos campamentos.

En noviembre de 2017, Birmania y Bangladés anunciaron un plan de retorno, pero el proceso quedó entonces en punto muerto. Los refugiados se negaron a volver hasta que tuvieran garantizada su seguridad.

Estos últimos meses, las autoridades birmanas dieron cuenta del regreso de más de un centenar de refugiados rohinyás, pero Bangladés insiste en que el proceso oficial todavía no ha empezado.

"Esperamos iniciar el repatriamiento de aquí a mediados de noviembre", declaró el secretario de Estado bangladesí de Relaciones Exteriores, Shahidul Haque, tras las reuniones en Daca entre responsables de ambos países. "Es la primera fase".

Por el lado birmano, el secretario permanente del ministerio de Relaciones Exteriores, Myint Thu, explicó que las dos partes habían acordado un plan "muy concreto" para lanzar el proceso en noviembre.

"Hemos mostrado nuestra voluntad política, nuestra flexibilidad y nuestra disponibilidad para comenzar el repatriamiento lo antes posible", dijo a la prensa.

Una misión de la ONU se desplazó en septiembre al Estado de Rakáin, en el noroeste de Birmania, donde se produjo el drama rohinyá, para evaluar las condiciones para un posible regreso de los refugiados. Pero informó que en numerosos lugares se notaba "la falta de confianza, los miedos de las comunidades vecinas y un sentimiento de inseguridad".

Por otra parte, el presidente de la Misión de la ONU sobre Birmania, Marzuki Darusman, declaró el 24 de octubre que "se trata de un genocidio en curso", antes de presentar un informe sobre esta crisis en el Consejo de Seguridad.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo