Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, anuncia el 24 de octubre de 2015 en el aeropuerto civil de Amán un acuerdo entre Jordania e Israel para establecer nuevas medidas que regulen la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén

(afp_tickers)

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, anunció este sábado un acuerdo entre Jordania e Israel para establecer nuevas medidas que regulen la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén, para atajar la actual espiral de violencia entre israelíes y palestinos.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, prometió por su lado "mantener el statu quo" en la explanada, sagrada para judíos y musulmanes.

"Israel ratifica su compromiso de mantener el 'statu quo' del Monte del Templo (nombre judío para la explanada), en palabras y en la práctica", señaló en un comunicado.

"Israel continuará aplicando su política de vieja data: los musulmanes orarán en el Monte del Templo, los no musulmanes lo visitarán", dijo también el primer ministro.

Entre las medidas anunciadas por Kerry desde Ammán figura la videovigilancia, durante las 24 horas del día, de todos los lugares del complejo, situado en Jerusalén este, la parte de mayoría árabe de la ciudad ocupada por Israel.

La propuesta se la presentó a Kerry durante una reunión el rey Abdalá de Jordania, país encargado de gestionar el lugar. El secretario de Estado se encontró igualmente en Ammán con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas.

"Esto proporcionará una visibilidad y transparencia completas y eso podría realmente ser un elemento definitivo para disuadir a quien intente perturbar la santidad del lugar sagrado", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense.

El control y el acceso a la Explanada de las Mezquitas es el catalizador de la oleada de violencia que desde el 1 de octubre golpea a Jerusalén, los Territorios Palestinos e Israel.

Este mismo sábado, un palestino murió por disparos israelíes después de intentar apuñalar a un guardia de una empresa privada, en servicio en un puesto de control entre el norte de Cisjordania ocupada e Israel, según la policía israelí.

Esta muerte eleva a 52 el número de palestinos muertos desde el principio de mes, incluyendo a autores de ataques como el de este sábado. En este mismo periodo ocho israelíes murieron por la violencia.

Tanto los palestinos como Jordania acusan a Israel de querer cambiar los términos que desde 1967 rigen la Explanada, donde se encuentra la mezquita de Al Aqsa, y dividirla entre judíos y musulmanes, algo que Israel niega.

Según Kerry, "Israel no tiene la intención de dividir la explanada". Las autoridades israelíes y jordanas se reunirán "próximamente" para reforzar el dispositivo de seguridad en este lugar sagrado.

- Preservar el statu quo -

Por su parte, el portavoz de la presidencia palestina, Nabil Abu Rudeina, dijo a la AFP que Abas insistió en su conversación con Kerry en "la necesidad de preservar el statu quo histórico", en virtud del cual, el Waqf, el órgano jordano que gestiona los bienes religiosos musulmanes, tiene "la total responsabilidad de Al Aqsa desde hace décadas".

El viernes se habían producido nuevos enfrentamientos en Gaza, cuando jóvenes palestinos lanzaron piedras a los soldados israelíes cerca de la valla de seguridad que rodea el territorio. Los soldados respondieron con disparos que dejaron 65 heridos, entre ellos tres periodistas y cuatro socorristas, según fuentes médicas palestinas.

En Cisjordania ocupada, también se registraron violentos choques entre el Ejército israelí y los palestinos, principalmente cerca de Hebrón. Veinte palestinos resultaron heridos por disparos, según los servicios de rescate palestinos.

Asimismo, una israelí y sus dos hijas pequeñas resultaron heridas en Cisjordania cuando su vehículo fue atacado con un cóctel Molotov, informó el Ejército israelí.

Los movimientos palestinos habían convocado una "jornada de la ira" en Gaza y Cisjordania, como se viene repitiendo desde hace semanas.

Por el contrario, la situación era calma en la Ciudad Vieja de Jerusalén, donde se encuentra la Explanada de las Mezquitas. Unos 25.000 musulmanes participaron en el rezo, frente a los 10.000-15.000 habituales, dijo a la AFP el jeque Azam al Jatib, jefe de la fundación que administra la explanada.

AFP