La convulsión social se mantuvo este domingo en Chile con espectáculos artísticos e intervenciones callejeras que llamaron a mantener la lucha por una sociedad menos desigual, mientras activistas mostraron preocupación por las victimas fatales y los heridos en las protestas.

A diecisiete días del inicio de la peor crisis social que vive el país desde que recuperó la democracia en 1990, la preocupación sobre la vulneración de derechos de los manifestantes se transformó en uno de los temas sobresalientes para activistas e instituciones.

"La preocupación es mundial sobre Chile por todo lo que ha pasado", dijo la guatemalteca Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz 1992, tras reunirse con autoridades del Instituto Nacional de Derechos Humanos en Santiago.

La activista llegó en representación de organizaciones sociales de varias partes del mundo para solidarizarse con los familiares de los 20 muertos durante las protestas. Además busca conocer los detalles de las 179 denuncias interpuestas ante la justicia por el INDH por casos de maltratos, torturas y abusos sexuales sufridos por manifestantes.

"Ha caído un paradigma sobre Chile en el sentido que se suponía que este era el país mas avanzado en la región (...) y de repente se nos destapa una situación verdaderamente brutal", acotó la premio Nobel.

El estallido social, que inició con estudiantes llamando a evadir el metro de Santiago en reclamo al aumento de tarifas, sumó violentas protestas, saqueos y cuestionadas intervenciones de las fuerzas de seguridad.

En la primera semana del conflicto, militares patrullaron las calles junto a la policía amparados en un "estado de emergencia" decretado por el mandatario derechista Sebastián Piñera.

El instituto mostró el sábado particular preocupación por 157 casos de lesiones oculares, ocurridas durante las manifestaciones. Pero su director, Sergio Micco, descartó que en el país haya violación sistemática a los derechos humanos.

Las denuncias sobre abusos llevaron a la Alta Comisionada de Naciones Unidos para los Derechos Humanos, la expresidenta chilena Michelle Bachelet, a enviar una misión de expertos a verificar dichas acusaciones.

- Protesta con arte y deporte -

Sin la dimensión que alcanzaron las manifestaciones durante la primera y segunda semanas, las expresiones artísticas y deportivas ganaron las calles este domingo.

En el Museo de la Memoria, que rinde homenaje a los 3.200 asesinados y casi 40.000 torturados por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), un espectáculo de música clásica recordó las muertes de esta crisis social que desafía al poder político.

Pintadas, simulando heridas y con máscaras del presidente Piñera en sus manos, jóvenes bailarinas sumaron emotividad al espectáculo, observado en silencio por unas 500 personas.

En otro punto de Santiago, miles de ciclistas recorrieron amplias avenidas, circularon por la céntrica plaza Italia, epicentro de las protestas, y terminaron frente a la sede de gobierno, La Moneda, en apoyo a las demandas sociales.

Cientos de ciclistas remontaron desde el centro de Santiago hasta las afueras de la vivienda particular de Piñera, una zona de casas en la comuna de Las Condes, donde entonaron lemas en su contra y silbidos rodeados de algunas patrullas de la policía.

Más tarde, fue el turno de motociclistas que hicieron sentir sus motores frente a La Moneda.

Otras ciudades del país, como Viña del Mar, Valparaíso y Talca, en el la región central, también vivieron protestas.

En Concepción (sur), a última hora del día se desató un incendio en un edificio que días atrás fue foco protestas. Carabineros confirmó a la AFP el incendio en los pisos más altos del inmueble en el que funciona la "Caja los Andes", corporación que brinda servicios a pensionados, pero sin detallar las causas del incidente.

- Activos en la protesta -

Un 55,3% de la población asegura que participó de alguna forma de protestas y un 85,8% está de acuerdo con el actual movimiento social, según el "Termómetro Social Octubre-2019", un relevamiento de la Universidad de Chile que encuestó telefónicamente a 1.033 personas entre el 29 de octubre y el 1 de noviembre.

Las protestas mantienen presión sobre el gobierno de Piñera en demanda de una mejor distribución de la riqueza, en un país con modelo económico de libre mercado y el mayor ingreso per cápita de Latinoamérica (más de 20.000 dólares).

En medio de la crisis, Piñera ha impulsado una agenda social que incluye aumento en las pensiones más bajas -una de las demandas más fuertes de la sociedad-, y frenó el aumento de tarifas de servicios básicos.

Pero no logró desactivar las protestas que tomarán nueva fuerza el lunes de acuerdo a convocatorias lanzadas por redes sociales.

En contrapartida, las redes también mostraron mensajes en apoyo al actual sistema económico de Chile, destacando que en los últimos 30 años la pobreza bajó de 40% a menos de 10% en la actualidad.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes