Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un grupo de sirios rezan junto a los cuatro cadáveres de una familia, envueltos en sudarios, durante un funeral oficiado el viernes 20 de enero en Duma, ciudad en manos rebeldes próxima a Damasco

(afp_tickers)

Un atentado con coche bomba mató este sábado al menos a once civiles en un campamento de desplazados en Siria, cerca de la frontera con Jordania, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Una fuente militar jordana, citada por la agencia de prensa oficial Petra, confirmó este ataque perpetrado en el campamento Al Rokban, y dio un balance de 14 heridos que fueron trasladados a una clínica cercana.

De los once muertos, "cuatro pertenecían a una misma familia", según el OSDH.

Otras cuatro personas pertenecían a tribus locales del este de Siria que luchan contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El OSDH, dirigido por Rami Abdel Rahman, cuenta con una red de fuentes informativas a todo lo largo y ancho del país en guerra.

Alrededor de 85.000 desplazados se encuentran en este campamento improvisado de Al Rokban, situado en el extremo sur de Siria, según la ONU.

El campo se encuentra en una región desértica, en la frontera con Jordania. Se llama como el puesto fronterizo jordano de Al Rokban, en el noreste del reino.

Las autoridades jordanas impiden la entrada de estos sirios por sospecha de que parte de ellos sean partidarios del grupo yihadista Estado Islámico (EI) y porque, según ellas, la mayoría provienen de zonas bajo control del mismo, como Raqa (norte) y Deir Ezor (este).

Jordania deja pasar a cuentagotas la ayuda humanitaria destinada a este campamento desde el atentado suicida del 21 de junio contra su ejército en la región de Rokban. El reino decretó "zona militar cerrada" sus fronteras con Siria e Irak.

La región desértica se halla en un triángulo en el que confluyen las fronteras de Jordania, Siria e Irak.

AFP