Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Guardias de seguridad somalíes en el muro de seguridad que protege el hotel Sahafi en Mogadiscio atacado por dos coches bomba el 9 de noviembre de 2018

(afp_tickers)

Al menos 20 personas murieron y más de 40 resultaron heridas en la explosión de dos coches bomba el viernes cerca de un hotel y una comisaría en el centro de Mogadiscio, capital de Somalia, informaron fuentes policiales.

"Tenemos información de unas 20 personas muertas en el ataque y más de 40 heridas. La mayoría de esas personas son civiles que pasaban por la zona cuando ocurrió el ataque", explicó Abdulahi Ahmed, un oficial de seguridad.

Según fuentes de seguridad y testigos, dos coches bomba estallaron cerca del hotel Sahafi, en donde generalmente se hospedan los responsables políticos somalíes.

Un kamikaze accionó luego su chaleco explosivo en el mismo lugar y hombres armados intentaron ingresar en el hotel.

Ese mismo hotel, atacado en 2015, se encuentra cerca de la intersección K4, un cruce de calles muy frecuentado en el centro de Mogadiscio. En la zona hay varios hoteles y el cuartel del departamento de investigaciones criminales.

"El objetivo del ataque era el hotel Sahafi. Aunque los atacantes hayan utilizado coches bomba para ingresar en el edificio, las fuerzas de seguridad los detuvieron. Cuatro atacantes shebab murieron en el exterior", agregó Ahmed.

Los islamistas somalíes shebab utilizan a menudo coches bomba para sus ataques, y también es habitual que tras el caos provocado por las explosiones irrumpa un comando armado para provocar más víctimas.

Los shebab obedecen a la red yihadista Al Qaeda, y su objetivo es provocar la caída del gobierno federal somalí, apoyado por la comunidad internacional y los 20.000 militares de la misión de la Unión Africana en Somalia (Amisom).

Testigos contaron que vieron a tres hombres armados con uniforme militar somalí que yacían en la puerta de ingreso del predio del hotel. El kamikaze se hizo estallar delante de la puerta de entrada.

El balance de muertos fue confirmado a AFP por uno de los trabajadores de las ambulancias, Bashir Hasan Farah, que dijo haber visto los cuerpos de 20 personas, en su mayoría civiles.

El ataque fue reivindicado por los islamistas shebab.

Según miembros de su entorno, murió el hijo del ex dueño del hotel Sahafi, Abdirashid Ilqeyte, un empresario respetado que falleció en noviembre de 2015 en el anterior ataque al hotel.

Los coches bomba destruyeron gran parte del cerco de seguridad del hotel y varios negocios de los alrededores.

"Era caótico luego de la explosión y los coches, incluidos autobuses en los que viajaban civiles, ardían en la calle. Podía ver gente gritando saliendo de los autobuses", declaró a la AFP un testigo, Fadumo Alí.

"Esta zona siempre es densa y es normal que haya atascos. Aumentó la cantidad de víctimas", agregó otro testigo, Awil Mohamed.

Los shebab fueron expulsados de Mogadiscio en 2011 y desde entonces perdieron la casi totalidad de sus bastiones. Pero siguen controlando amplias zonas rurales desde donde operan una guerra de guerrillas y organizan atentados suicida contra la capital, apuntando objetivos gubernamentales o civiles.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP