Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Rescatistas y voluntarios tratan de liberar a la gente atrapada entre los escombres tras el derrumbre de un paso elevado en Calcuta, el 31 de marzo de 2016

(afp_tickers)

Los trabajadores de emergencia luchaban este jueves para rescatar a docenas de personas que seguían atrapadas entre los escombros después del derrumbe de un paso carretero elevado en Calcuta, que dejó al menos 22 muertos y un centenar de heridos.

"El saldo de muertos ha subido a 22", declaró a la AFP el ministro de Gestión de Desastres del estado de Bengala occidental, Javed Ahmed Khan.

En cuanto a los heridos, los últimos datos indican 92 personas, según Anil Shekhawat, portavoz de la fuerza nacional de intervención para las catástrofes (NDRF).

En el lugar trabajaban equipos de rescate con herramientas, detectores de vida y perros entrenados.

Al principio la gente acudió a ayudar con las manos desnudas, mientras llegaba el ejército para coordinar el rescate. Después, los residentes seguían trabajando junto a los rescatistas, armados con palos de bambú, con el objetivo de encontrar supervivientes.

Los familiares de personas desaparecidas también acudían desesperados al lugar.

"Todo se terminó", gritaba Parbati Mondal, cuyo marido, un vendedor de fruta, está desaparecido.

Los obreros estaban trabajando cuando una sección de 100 metros se derrumbó sobre una calle atestada de transeúntes y vehículos. En el lugar había una grúa levantando un coche de los escombros y se veía un autobús debajo del paso derrumbado, pero no estaba claro si llevaba pasajeros.

Un obrero que resultó herido dijo a la AFP que durante la mañana los tornillos de la estructura comenzaron a aflojarse.

"Estábamos pegando dos vigas de acero para los pilares, pero las vigas no soportaron el peso del cemento", dijo Milan Sheij, de 30 años, que después fue llevado al hospital para ser atendido.

La construcción del paso de dos kilómetros de largo comenzó en 2009 y debía estar terminada en 18 meses, pero ha sufrido una serie de retrasos.

Los accidentes durante las construcciones son frecuentes en India, donde las leyes de seguridad laboral son débiles y muchas veces se utilizan materiales de mala calidad.

Muchos residentes de la zona abandonaron el lugar por miedo a que el resto de la estructura se venga abajo.

- 'Pensamos que se trataba de un sismo' -

Un testigo dijo que se escuchó un fuerte ruido y que "en el lugar parecía que hubiera estallado una bomba y que había humo y polvo".

"Escuchamos un enorme estruendo y nuestra casa sufrió una fuerte sacudida. Pensamos que se trataba de un sismo", dijo Sunita Agarwal, residente de la zona de 45 años.

"Nos fuimos. No sabemos lo que va a pasar", contó.

Mamata Banerjee, de la autoridad regional de Bengala Occidental, dijo que quienes resulten responsables de la tragedia no saldrán impunes.

P Rao, representante de la empresa de construcción india IVRCL, que recibió la concesión, describió el desastre como "un acto de Dios".

A la firma se le dio en 2009 un plazo de 18 meses para terminarla, con un presupuesto de 25 millones de dólares, pero siete años después, un 55% de la obra sigue sin estar completada.

El desastre se produce pocos días antes del inicio de la final del Mundial de Cricket T20, que atraerá a miles de aficionados el domingo a la ciudad.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP