AFP internacional

Los servicios de emergencias ayudan a los heridos en el accidente de autobús el 13 de mayo de 2017 en Mugla, en el suroeste de Turquía

(afp_tickers)

Al menos 23 personas murieron y 11 resultaron gravemente heridas este sábado cuando un autobús que transportaba a turistas locales se salió de una curva y se estrelló en el sudoeste de Turquía, según las autoridades locales.

El accidente se produjo en el estrecho de Sakar, a un nivel donde la carretera está marcada por cerradas curvas, en una zona montañosa cerca de la estación turística de Marmaris, según los medios turcos.

El autobús se salió en una curva, destrozando la barrera de seguridad, y cayó al vacío antes de estrellarse sobre un automóvil que viajaba en una carretera situada más abajo, explicó el gobernador de la provincia de Mugla, Amir Ciçek.

Veinte de los muertos iban a bordo del autobús, que transportaba a unos 40 pasajeros, los otros tres fallecidos estaban en el coche, explicó.

"Se está llevando a cabo una investigación sobre las causas del accidente. Los frenos del autobús han podido ceder", declaró el gobernador Ciçek en NTV.

Citado por el diario Hurriyet, el alcalde de Marmaris, Ali Acar, mencionó "un error del conductor", sin aportar más detalles.

"No hay ningún turista extranjero entre los muertos, todas las víctimas son conciudadanos", precisó el gobernador de Mugla.

Marmaris es una de las principales estaciones balnearias de la costa mediterránea de Turquía y muchos turcos disfrutan de las buenas temperaturas para pasar el fin de semana.

Algunos medios informaron de que el autobús, que salió de la ciudad de Izmir (oeste), transportaba exclusivamente a mujeres y niños que participaban en una excursión por el día de la madre, celebrado el domingo en Turquía.

Los heridos fueron enviados a hospitales de la provincia de Mugla, según la agencia de prensa Dogan.

La circulación quedó interrumpida en los dos sentidos, indicaron los medios turcos.

AFP

 AFP internacional