Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una familia yemení en un campamento para desplazados internos a las afueras de Taez el 11 de enero de 2017

(afp_tickers)

Al menos 26 personas, de ellas 21 rebeldes hutíes, murieron desde el viernes en enfrentamientos en Yemen cerca del estratégico estrecho de Bab al Mandeb, mientras que las fuerzas gubernamentales avanzan en el sector, según socorristas y responsables.

El ejército intenta desalojar a los rebeldes de posiciones cercanas a Bab al Mandeb, importante ruta marítima que separa el mar Rojo del océano Indico, en el suroeste de Yemen.

Los combates se concentran en Dhubab, a 30 km al norte del estrecho, desde que comenzó hace una semana una ofensiva de las fuerzas leales respaldadas por la aviación y la marina de guerra de la coalición árabe liderada por Arabia Saudita.

El objetivo es retomar a los hutíes, rebeldes de la importante minoría zaidí respaldada por los partidarios del ex presidente yemení Alí Abdalá Saleh, 450 km del litoral del mar Rojo, tramo que incluye las ciudades de Moja, Hodeida y Midi, cerca de la frontera saudí.

Doce cuerpos de combatientes hutíes, que murieron en combates nocturnos, fueron evacuados al alba el sábado hacia un hospital de la ciudad de Hodeida, controlada por los rebeldes, indicó un responsable médico que agregó que el nosocomio también recibió 23 heridos.

Otros 9 hutíes murieron por la noche en un ataque aéreo de la coalición militar árabe contra un grupo de rebeldes en la zona de Zaydiya, en la provincia de Hodeida, según un responsable de seguridad.

La ciudad portuaria de Hodeida está a unos 200 km al norte de Dhubab, en donde las fuerzas gubernamentales avanzaron frente a los rebeldes.

Además, cinco soldados murieron en combates y 14 resultaron heridos en combates la última noche, según un responsable médico del hospital de Aden (sur).

Las fuerzas leales al presidente Abd Rabbo Mansur Hadi, apoyadas por combatientes de la Resistencia Popular, un grupo armado progubernamental, lograron entrar en Dhubab y tomar el control de la sede local del gobierno.

Según un comandante de las fuerzas de la Resistencia Popular, Abdelrahman al-Muharami, los partidarios del gobierno también arrebataron a los rebeldes importantes sectores de la base militar Al Omeri, en las montañas que dominan la costa.

"Aún hay focos rebeldes" en la base, precisó la fuente, que agregó que las fuerzas leales habían avanzado hasta las alturas para poder cubrir a los tropas que avanzan por la costa hacia la ciudad de Moja.

Las fuerzas leales al régimen retomaron el control del estrecho de Bab al Mandab en octubre de 2015, pero al norte de esta zona los rebeldes controlan aún la mayor parte de la costa sobre el mar Rojo.

Desde marzo de 2015 todos los intentos por resolver el conflicto de manera pacífica fracasaron.

AFP