Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Agentes de las fuerzas especiales de la Policía turca y ambulancias en el lugar del ataque armado en Estambul el 1 de enero de 2017

(afp_tickers)

Al menos 35 personas murieron en un ataque "terrorista" dirigido por al menos un asaltante disfrazado de Papá Noel en una discoteca de Estambul, donde cientos de turcos y extranjeros celebraban el Año Nuevo.

Además, más de 40 personas resultaron heridas después de que el asaltante abriera fuego contra la multitud que se encontraba en la discoteca Reina, situada a orillas del Bósforo.

Según la cadena de televisión NTV, varios de los entre 700 y 800 congregados se lanzaron a las frías aguas del Bósforo para escapar a las balas.

Este ataque marca un comienzo de año 2017 sangriento para Turquía, un país que ya se vio muy sacudido en 2016 por varios atentados mortales, atribuidos a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) o a la rebelión kurda.

Antes de entrar y de abrir fuego en este club nocturno, muy frecuentado por turistas extranjeros y ubicado en la orilla europea de Estambul, un asaltante abatió a un policía y a un civil que se encontraban delante de la discoteca, precisó el gobernador de la ciudad, Vasip Sahin.

"Al menos 35 de nuestros compatriotas perdieron la vida, incluido un policía", anunció Vasip Sahin, que precisó que 40 personas estaban hospitalizadas.

- Una 'noche de horror' -

"Es un ataque terrorista", insistió en una rueda de prensa. Según los medios turcos, había extranjeros entre los heridos.

"De una forma salvaje e implacable, ametralló a la gente que simplemente había venido para celebrar el Año Nuevo", declaró el gobernador.

Las autoridades habían anunciado un despliegue de 17.000 policías en Estambul en el marco de los festejos del Año Nuevo. Además, precisaron que algunos policías irían disfrazados de Papá Noel para detectar la menor anomalía entre las multitudes.

"Vinimos para pasar un buen rato hoy, pero todo se transformó repentinamente en caos y en una noche de horror", contó a la AFP Maximilien, un turista italiano.

La discoteca Reina está situada a unos centenares de metros del lugar en el que tenían lugar las celebraciones oficiales de Año Nuevo, a orillas del Bósforo. Una decena de heridos fueron trasladados a urgencias rápidamente mientras que varias ambulancias y vehículos de policías fueron movilizados al lugar, según la cadena CNN-Türk.

Algunos testigos afirmaron que habían oído a los asaltantes gritar algo en árabe, según la agencia de prensa Dogan.

Videos publicados en redes sociales mostraban a un hombre irrumpiendo ante la entrada del club y disparando, sembrando el pánico entre las personas allí reunidas.

Equipos de las fuerzas especiales peinaron el local, mientras que numerosos policías se encontraban frente al establecimiento, así como decenas de ambulancias, según periodistas de la AFP.

Las reacciones de la comunidad internacional comenzaron a llegar. La Casa Blanca condenó un ataque "horrible". "Esta atrocidad contra gente inocente que estaba de fiesta (...) subraya la brutalidad de los atacantes", dijo el portavoz del Consejo Nacional de Seguridad, Ned Price.

- 'Comienzo de 2017 trágico' -

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, lamentó en Twitter un "comienzo [de año] 2017 trágico con un ataque en Estambul".

"2017 empieza con un ataque en Estambul", destacó igualmente la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

Turquía ha sido objeto de varios ataques vinculados con la rebelión separatista del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) o atribuidos al grupo EI que han golpeado especialmente Estambul y Ankara.

El 10 de diciembre, un atentado reivindicado por un grupo radical kurdo dejó 45 muertos -incluyendo una mayoría de policías- en el centro de Estambul.

También en Estambul, cuatro turistas perdieron la vida y 36 personas resultaron heridas en marzo en la famosa avenida Istiklal, en un atentado suicida reivindicado por el grupo EI.

Las autoridades también afirmaron que los yihadistas estaban detrás de un atentado que dejó 47 muertos el pasado junio en el aeropuerto Atatürk de Estambul.

Miembro de la coalición internacional que combate al grupo EI en Siria e Irak, Turquía inició en agosto una ofensiva en el norte de Siria para repeler a los yihadistas y empujarlos hacia el sur.

Rebeldes sirios apoyados por el ejército turco asedian desde hace varias semanas la ciudad de Al Bab, un feudo del grupo EI en el norte de Siria.

En respuesta a estas operaciones militares, el grupo EI ha amenazado en varias ocasiones con atentar contra Turquía, uno de los principales blancos de los yihadistas.

AFP