Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Armas decomisadas por el ejército nigeriano a combatientes de Boko Haram el 28 de octubre de 2015 en el Bosque de Sambisa

(afp_tickers)

Unas 50 personas resultaron muertas en los dos últimos días en diferentes ataques perpetrados por el grupo islamista Boko Haram en el norte de Nigeria, a solamente algunos días del plazo que se dio el presidente Muhamadu Buhari para vencer a esta insurrección.

Este lunes, dos mujeres kamikazes se hicieron estallar en un mercado en el estado de Adamawa, en el noreste de Nigeria, informó una fuente militar, y según un responsable local habría al menos treinta muertos.

El jefe militar, Victor Ezugwu, confirmó el doble atentado suicida en la ciudad de Madagali, pero no comunicó un balance de víctimas.

"Las dos mujeres kamikazes mataron a por lo menos 30 personas en dos explosiones en el mercado", dijo a la AFP Maina Ularamu, expresidente del gobierno local de Madagali.

Madagali está cerca de la frontera con el estado de Borno, feudo del grupo islamista Boko Haram.

El grupo islamista se apoderó de Madagali en agosto de 2014, obligando a los habitantes a huir a Yola, la capital del estado de Adamawa. Pero el ejército nigeriano retomó el control tras una serie de victorias contra los yihadistas.

Los insurgentes multiplican sus ataques en los últimos días, cuando se acerca el plazo que se dio el presidente Muhammadu Buhari para vencerlos (31 de diciembre).

Desde el domingo han lanzado una serie de ataques armados y atentados suicidas en la ciudad de Maiduguri, en el estado de Borno (noreste), matando a 22 personas.

La vispera, un comando de Boko Haram atacó Maiduguri, según denunciaron a la AFP sus habitantes.

- Maiduguri, cuna de la insurgencia -

Los yihadistas atacaron cerca de las 18H30 hora locales, con tiros y con explosivos la zona de Jiddari Polo, situada a las afueras de Maiduguri. El ejército nigeriano respondió con fuego de artillería, obligando a los insurgentes a retroceder.

"Recién habíamos terminado la oración vespertina en la mezquita cuando comenzamos a oír las descargas de artillería y los ruidos de los tiros", contó Shehu Mala, un habitante de la ciudad.

"Todos los residentes del área huyeron de sus casas hacia otras partes de la ciudad", agregó el testigo.

Los yihadistas, han lanzado varias operaciones para recuperar Maiduguri, cuna de la insurgencia que comenzó en 2009, pero que desde hace tres años está controlada por las autoridades nigerianas.

El presidente Buhari había declarado el jueves pasado que su país ya había ganado "técnicamente" la guerra contra Boko Haram pese a la amenaza constante de ataques suicidas.

AFP