AFP internacional

La policía alemana vigila el autobús del Borussia de Dortmund a su llegada al estadio de la ciudad para disputar el partido de la Liga de Campeones contra el Mónaco el 12 de abril de 2017

(afp_tickers)

Los fiscales alemanes indicaron este sábado que examinan una nueva carta que reivindica el atentado cometido el martes contra el autobús del club de fútbol Borussia de Dortmund.

El autobús acababa de abandonar el hotel del Borussia y se dirigía al estadio para disputar un encuentro de Liga de Campeones contra el Mónaco cuando estallaron tres bombas cerca del vehículo, dejando dos heridos, el internacional español Marc Bartra y un policía.

Pero cuatro días después del atentado, los investigadores siguen sin poder descifrar lo que ocurrió el martes.

El diario Tagesspiegel reveló este sábado que había recibido una nueva carta, procedente esta vez de organizaciones de extrema derecha, que critican el multiculturalismo y amenazan con llevar a cabo otro ataque.

"Tenemos la carta de reivindicación. Estamos examinándola", declaró Frauke Koehler, portavoz de la fiscalía federal, a propósito de un correo recibido por Tagesspiegel.

Tres cartas idénticas, encontradas cerca del lugar de los hechos, sugirieron un vínculo con grupos islamistas, pero los agentes dudan de la autenticidad de esas reivindicaciones.

La policía ha descartado la participación en el ataque del único sospechoso detenido hasta la fecha, un ciudadano iraquí que formó parte del grupo yihadista Estado Islámico.

Los investigadores también estudiaron otros mensajes de reivindicación procedentes de grupos de extrema izquierda, sin resultados.

Entretanto, el diario alemán Die Welt publicó, citando a fuentes de seguridad, que los explosivos utilizados para el atentado podrían proceder de las reservas del ejército.

Se necesita cierta habilidad técnica para manipular el detonador de esos explosivos, añadieron esas fuentes.

Los jugadores del Dortmund, muy conmocionados por el ataque, jugaron sin embargo su partido de la Liga de Campeones contra el Mónaco el miércoles, perdiendo por 2-3 contra el equipo francés.

El entrenador del equipo alemán, Thomas Tuchel, criticó la decisión de aplazar el partido tan sólo un día después del atentado, asegurando que la UEFA había tratado a sus jugadores como si solamente hubieran tirado "una lata de cerveza" contra su autobús.

El gerente del Borussia de Dortmund, Hans-Joachim Watzke, admitió este sábado que consideró la posibilidad de retirar al equipo de la Liga de Campeones tras el atentado.

"Me pregunté por un momento si no debíamos retirarnos completamente de la competición", dijo Watzke en una entrevista concedida a la revista Der Spiegel, "pero eso habría sido una victoria para los autores del ataque".

Marc Bartra, que fue operado de la muñeca derecha, abandonó el hospital este sábado y estará cuatro semanas de baja.

El Borussia recibirá este sábado al Eintracht de Fráncfort en un partido de Bundesliga.

El club de Dortmund ha instado a los aficionados a presentarse temprano debido a los controles de seguridad y ha pedido evitar llevar bolsas o mochilas.

AFP

 AFP internacional