Arabia sigue comunicándose con los rebeldes hutíes chiítas para poner fin a la guerra en Yemen, indicó este miércoles un alto funcionario saudita.

"Tenemos una vía de diálogo abierta con los hutíes desde 2016 y seguimos comunicándonos para apoyar la paz en Yemen", dijo a la prensa este responsable, que prefirió guardar su anonimato.

Este anuncio tiene lugar tras la firma, el martes en Riad, de un acuerdo para compartir el poder en el sur de Yemen, apadrinado por Arabia Saudita.

El acuerdo de la víspera pone en teoría fin al conflicto entre el gobierno, apoyado por Arabia Saudita, y los separatistas del Consejo de Transición del Sur (STC), apoyados por Emiratos Árabes Unidos.

"No cerramos las puertas a los hutíes", añadió el funcionario, sin brindar detalles sobre las modalidades del diálogo con los insurgentes yemenitas.

Este anuncio se produce tras un recrudecimiento de ataques de misiles y drones por parte de los rebeldes contra ciudades sauditas, a los que ha seguido un periodo de mayor calma.

Los rebeldes hutíes, que no han reaccionado de momento a esta declaración, están apoyados por Irán. Se apoderaron de la capital Saná en 2014 y tomaron luego el control de importantes zonas del norte del país.

"Esta firma no resolverá de ninguna manera los problemas y las crisis, pero confirmará y consolidará la invasión de Arabia Saudita y sus aliados en el sur de este país", indicó por su parte en un comunicado el portavoz de Relaciones Exteriores iraní, Abas Musavi.

"Lo primero es detener la guerra en Yemen, para después organizar discusiones interyemenitas con miras a un acuerdo que garantice el futuro político del país", añadió Musavi.

Arabia Saudita intervino militarmente en esta guerra en marzo de 2015, encabezando una coalición, para impedir que los rebeldes controlaran totalmente el vecino Yemen.

-- Contactos con los hutíes --

Durante una visita a Arabia Saudita en septiembre, el secretario adjunto estadounidense para los asuntos de Oriente Medio, David Schenker, había anunciado la existencia de contactos entre la administración estadounidense y los rebeldes yemenitas.

Arabia Saudita había apostado a una derrota rápida de los hutíes gracias a su intervención, pero el conflicto siguió desde entonces.

"Si los hutíes (son) serios en lo que respecta a la distensión y aceptan participar en la mesa (de negociaciones), Arabia Saudita apoyará a todos los partidos políticos para llegar a una solución" negociada, agregó el responsable saudí.

El 21 de septiembre, los hutíes habían anunciado sorpresivamente estar dispuestos a hacer la paz con Arabia Saudita, reiterando una proposición de tregua.

Arabia Saudita reaccionó con prudencia a esta iniciativa, afirmando que juzgaría a los hutíes "por sus actos, no por su palabras".

A la proposición de tregua de los hutíes siguió su reivindicación de los ataques del 14 de septiembre contra instalaciones petroleras saudíes, puesta en duda por Arabia Saudita y Estados Unidos, que las atribuyeron a Irán.

Irán desmintió tener cualquier responsabilidad en esos ataques que redujeron momentáneamente a la mitad la producción de petróleo saudita.

"Arabia Saudita sigue considerando de que hay un importante riesgo por parte de los hutíes, pero no ha sabido lograr apoyo sólido internacional para su intervención en Yemen", señaló a la AFP Fatima Abo Alasrar, académica del Instituto de Oriente Medio.

"Sería sabio que el reino saudita siga buscando canales diplomáticos directos con los hutíes".

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes