Navigation

Argentina, sin expectativas favorables ante la nueva reunión con Griesa

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ofrece unas declaraciones en Buenos Aires el 31 de julio de 2014 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 01 agosto 2014 - 12:31
(AFP)

Argentina no mantiene expectativas favorables respecto a la nueva reunión convocada para este viernes en Nueva York por el juez Thomas Griesa en relación a la sentencia que empujó al país a un 'default' parcial, dijo el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

"No podemos tener expectativas favorables, porque (Griesa) siempre ha tenido una visión parcial" del conflicto entre Argentina y los fondos especulativos y estimó que la reunión servirá para resolver "mociones pendientes" con las partes, dijo Capitanich.

El funcionario atribuyó la convocatoria a la necesidad del juez de resolver "mociones pendientes" con las partes después de que se dieran por fracasadas las tratativas a instancias del mediador judicial Daniel Pollack el miércoles.

La crisis de la deuda argentina comienza a resolverse este viernes en Nueva York con esta audiencia clave ante Griesa, cuyo fallo a favor de los fondos especulativos, rechazado por Buenos Aires, terminó llevando a la actual situación de 'default'.

La cita es a las 15H00 GMT y tiene lugar después del fin del plazo el miércoles para que Argentina pagara un tramo de su deuda reestructurada, dinero que envió a Nueva York en junio pero que Griesa bloqueó para hacer cumplir su fallo a favor de los fondos.

"El tribunal va a celebrar una audiencia concerniente el reciente 'default' de la República Argentina", indicó el juez en su convocatoria a la audiencia, donde debería empezar a definirse aplicación de su sentencia que obliga al país a pagar 1.330 millones de dólares a los fondos propietarios de bonos en mora.

La falta de acuerdo entre las partes impidió a Argentina concretar el pago que vencía el miércoles a tenedores de bonos de los canjes en 2005 y 2010, colocándola en "'default' selectivo" de su deuda soberana, según las agencias de calificación financiera Standard & Poor's (S&P) y Fitch.

La otra gran agencia, Moody's, también consideró que se trata de "un caso de 'default'" y a pesar de mantener este viernes la nota de Argentina, rebajó su perspectiva a "negativa", al considerar que se acelerará el deterioro de su economía.

Por su lado, el gobierno de la presidenta argentina, Cristina Kirchner, arremetió contra Estados Unidos, Griesa y el mediador judicial del caso que la enfrenta a los fondos a los que califica de "buitres" y desconoció ese 'default' parcial. Kirchner consideró que "impedir que alguien pague no es 'default'". "El 'default' selectivo no existe", dijo en una cadena nacional, seguida de un acto con cientos de seguidores en Buenos Aires.

La mandataria cuestionó al juez y a Daniel Pollack, el mediador en este caso, al estimar que hubo un "claro manejo discriminatorio" en la causa a favor de los fondos querellantes NML Capital y Aurelius.

- "Normalizar" la relación con los acreedores -

Según NML, Argentina "rechazó considerar seriamente" las alternativas propuesta por el mediador "y en vez de ello eligió el 'default'".

El gobierno de Kirchner ha insistido en que defenderá los "exitosos" canjes de su deuda soberana, aceptados por el 92,4% de los tenedores de los títulos con quitas de hasta el 70% de las acreencias.

Argentina ha afirmado que no puede pagar a los fondos especulativos el 100% de sus acreencias sin activar la cláusula 'RUFO' de los canjes, que determina que debe equiparar los pagos a todos los acreedores, lo que podría costarle una catarata de juicios por miles de millones de dólares.

Por su lado, el gobierno de Estados Unidos instó el jueves a Argentina a "normalizar" las relaciones con sus acreedores. "Creemos que han progresado en cumplir con sus obligaciones y creemos que es de su interés normalizar las relaciones con todos sus acreedores", dijo la portavoz adjunta del departamento de Estado, Marie Harf.

- Negociación de los bancos de EEUU -

Tras el fracaso de las negociaciones entre el gobierno y los fondos, el jueves se supo que JP Morgan y otros grandes bancos mantenían discusiones con NML Capital y Aurelius para hallar una solución alternativa al caso.

El mecanismo, que evitaría la activación de la cláusula 'RUFO', pasaría por la compra de los bonos a los fondos, algo que supuestamente intentaron hacer, sin éxito, un conjunto de bancos privados argentinos.

La primera jornada en 'default' provocó en Buenos Aires una ligera depreciación de la moneda del 0,24%, ubicándose a 8,23 pesos por dólar en el mercado oficial, y derrumbó la bolsa porteña un 8,43%.

Este viernes, la Bolsa de Tokio comenzó su sesión a la baja, siguiendo la estela de las europeas y de Wall Street, invadida por la preocupación provocada por el 'default' argentino y las actuales tensiones geopolíticas en el mundo.

Esta situación inédita de 'default' producto de un fallo judicial se produce trece años después de la catastrófica suspensión de pagos de 2001, cuando fue el gobierno argentino el que suspendió el pago de 100.000 millones de dólares, equivalentes al 166% de su PIB.

Según los analistas, una de la primeras consecuencias sería alejar de forma duradera al país del acceso a los mercados internacionales de capitales, de los que está excluida desde 2001 y a los que trataba de regresar.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.