Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La represa hidroeléctrica Cabra Corral, en la provincia de Salta, Argentina, el 11 de julio de 2011

(afp_tickers)

El gobierno argentino autorizó la construcción de dos represas hidroeléctricas sobre el río Santa Cruz, en la provincia homónima ubicada a 2.800 km al sur de Buenos Aires, anunció el lunes el boletín oficial.

Las obras habían sido anunciadas en 2013 pero ambientalistas forzaron la intervención de la Corte Suprema que ordenó suspenderlas y realizar un estudio de impacto sobre el medio ambiente cuyas conclusiones sirvieron de aval al gobierno para dar luz verde al proyecto.

Sin embargo ambientalistas consideran que para avanzar en las obras aún resta que la Corte levante una medida cautelar, otorgada por petición de ellos.

"Lo que ha hecho el gobierno es completar el trámite administrativo vinculado con la Evaluación de Impacto Ambiental", dijo al diario La Nación Andrés Napoli, director de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales.

Según indicó, la publicación en boletín oficial "no implica que se autoriza a avanzar con las obras porque el caso está en trámite ante la justicia y es esa instancia quien tiene que verificar si va a levantar o no la cautelar que suspende la construcción".

Se trata de las represas "Néstor Kirchner" y "Jorge Cepernic" -ambos prominentes políticos oriundos de esta zona patagónica- que se levantarán sobre el río Santa Cruz a cargo de un consorcio conformado por la empresa china Gezhouba Group Corp y la argentina Electroingeniería.

Según el proyecto original la obra demandará una inversión de 24.000 millones de pesos (1.371 millones de dólares).

El complejo será el tercero más grande en el país detrás de las represas binacionales de Yacyretá (3.200 Mw), compartida con Paraguay, y la de Salto Grande (1.890 mw), con Uruguay.

La central "Néstor Kirchner", por el fallecido expresidente que gobernó Argentina entre 2003-2007, contará con seis turbinas que generarán 1.140 megavatios de potencia, mientras que la usina "Jorge Cepernic" tendrá cinco turbinas de 600 megavatios totales, según el proyecto original.

De acuerdo al gobierno estas obras reemplazarán una parte de lo producido a partir de combustibles fósiles que, en la actualidad, representa el 87% de la energía primaria consumida.

Ambos emprendimientos aportarán un promedio de 5.171 GWh de energía, lo que representa casi un 5% de la demanda eléctrica del país.

El inicio de las obras es un largo reclamo del gobierno de la provincia de Santa Cruz, a cargo de la opositora Alicia Kirchner, hermana del fallecido expresidente y cuñada de la exmandataria Cristina Kirchner (2007-2015).

El actual presidente Mauricio Macri había ordenado detener los trabajos hasta tanto se completaran los estudios de impacto ambiental.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP