Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro argentino de Hacienda Alfonso Prat-Gay en una rueda de prensa en Buenos Aires el 14 de enero de 2016

(afp_tickers)

Argentina informó este martes de "avances" en sus negociaciones con fondos acreedores en Nueva York para resolver el multimillonario litigio por su deuda impagada, y anunció un preacuerdo con bonistas italianos por 1.350 millones de dólares.

El ministro argentino de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, indicó que se llegó a un "preacuerdo con 50.000 bonistas italianos" por títulos en default desde 2001 por 900 millones de dólares, un "primer paso" hacia una solución global del caso.

En el acuerdo, Argentina se compromete a "pagar al contado el 150% del importe original del capital de tales obligaciones", lo que significa un monto de 1.350 millones de dólares, según un comunicado de la Task Force Argentina con sede en Italia.

Las negociaciones se llevaron a cabo el fin de semana en Nueva York. Los bonistas italianos demandaban 2.500 millones de dólares en capital e intereses punitorios en el CIADI, el tribunal de diferendos del Banco Mundial.

Estos bonistas son un grupo de acreedores que, como los fondos especulativos en Estados Unidos, habían rechazado ingresar a los canjes de deuda de 2005 y 2010 de Argentina, a los cuales se adhirieron el 93% de los acreedores aceptando un reembolso parcial con importantes quitas.

El anuncio llegó poco antes de que en Nueva York se iniciase una nueva ronda de discusiones de la misión encabezada por el secretario argentino de Finanzas, Luis Caputo, con tenedores de bonos, tras una reunión el lunes con los fondos especulativos NML Capital y Aurelius y otros querellantes.

"Estamos progresando día a día", señaló por la noche Caputo a la prensa luego de ocho horas de negociaciones en las oficinas del mediador judicial Daniel Pollack en el centro de Manhattan.

"Estuvimos reunidos con el Special Master (Pollack) y algunos 'holdouts'. Discutimos ideas", agregó, precisando que entre miércoles y jueves podría haber una oferta argentina precisa.

"Puede ser entre mañana y pasado, tenemos toda la semana. Estamos teniendo charlas informales y vamos a decidir cuando la presentamos en cualquier momento", dijo el líder de la misión del nuevo gobierno del presidente de centroderecha Mauricio Macri.

Los fondos NML Capital y Aurelius obtuvieron en 2012 una sentencia del juez federal Thomas Griesa para cobrar capital e intereses por deuda por un monto que asciende a 1.750 millones de dólares a día de hoy.

A estos fondos se sumaron a partir de mediados de 2014 otros querellantes llamados "me too" (yo también), llevando el monto total a entre 9.000 y 10.000 millones de dólares.

- Disputa por los intereses -

Este martes, el ministro Prat-Gay admitió dificultades con un grupo de acreedores que, según dijo, "quieren cobrar una tasa de interés inaceptable".

"Para un acuerdo hacen falta dos partes", respondió, considerando "importante el ejemplo de los bonistas italianos porque los intereses representan la tercera parte" de lo que reclamaban.

El ministro indicó que en este preacuerdo Argentina "reconoce el capital y un interés prudente que refleja la tasa de interés de los últimos años y que es mucho menor de lo que este grupo tenía acordado en el CIADI".

"Vamos a respetar el capital y seremos duros en la negociación de los intereses", advirtió y apeló a "la buena predisposición" de los litigantes.

Según publicó la prensa argentina el lunes, Argentina propondría a los fondos una quita de entre 15% y 25% para saldar la deuda.

Pero el ministerio de Finanzas rechazó estas versiones, afirmando en un comunicado que la propuesta se encuentra "aún en elaboración" y tiene "términos muy distintos a los trascendidos periodísticos".

El precedente gobierno de centroizquierda de Cristina Kirchner (2007-2015) había rechazado el fallo de Griesa, quien en julio de 2014 congeló un pago de 539 millones de dólares en Nueva York a los bonistas que habían adherido a los canjes de deuda impaga, provocando un 'default' parcial de Argentina.

El precedente gobierno argentino calificaba a los fondos especulativos de "buitres" por haber comprado bonos en 'default' a precio de remate para buscar recuperar su valor nominal por vía judicial.

En cambio, la administración de Macri cree que un acuerdo con los fondos especulativos le permitirá al país regresar al mercado de financiación internacional y lograr inversiones de capitales extranjeros.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP