AFP internacional

El presidente argentino, Mauricio Macri (D), y el primer ministro de Portugal, Antonio Costa (I), durante una rueda de prensa tras una reunión de trabajo en la Casa Rosada, en Buenos Aires, el 13 de junio de 2017.

(afp_tickers)

El presidente argentino, Mauricio Macri, y el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, tomaron este martes en Buenos Aires un compromiso en favor de una alianza comercial entre el Mercosur y la Unión Europea (UE).

"Es un momento en que las negociaciones entre la UE y Mercosur tienen una fecha ambiciosa marcada para el final del año. El momento es para trabajar y nos guía a tener los mejores resultados de esta cooperación de una gran zona de comercio libre", dijo Costa durante una declaración conjunta en la Casa Rosada. Los mandatarios no respondieron preguntas de los periodistas.

Antes, Macri y Costa mantuvieron un encuentro privado. "Hoy, en esta excelente reunión de trabajo, hemos reconfirmado que ambos creemos que estas negociaciones han tomado más volumen y dinámica", dijo por su lado Macri.

Las negociaciones Mercosur-UE tienen más de 20 años.

Desde que Macri asumió la presidencia de Argentina en diciembre de 2015, se ha convertido en uno de los mayores impulsores de un acuerdo.

La UE pretende que el bloque sudamericano acepte una apertura de sus sectores de compras gubernamentales de insumos, servicios, patentes y propiedad intelectual, entre otros de valor estratégico y estructural.

El Mercosur espera que la UE admita una amplia recepción de productos agrícolas. Esta cuestión es la que ha estado durante años en el eje de las discrepancias.

Hacia finales de año se intentará firmar algún tipo de entendimiento entre ambos bloques, aunque la canciller alemana, Angela Merkel, en su visita a Argentina la semana pasada, admitió que su país "no es un socio fácil".

Macri señaló este martes que la de Costa es la primera visita de un primer ministro portugués en 20 años.

El intercambio comercial entre ambos países es de tamaño reducido. La suma de exportaciones e importaciones se ubicó en los últimos años en torno a los 200 millones de dólares, con un resultado comercial que ha tendido a equilibrarse, según estadísticas de la Cámara Luso-Argentina de Comercio e Industria.

Según la entidad comercial, Argentina sobresale como proveedor de productos agroindustriales. El país sudamericano le vende al europeo harinas, pellets y aceites de soja, frutas, porotos y garbanzos secos, algunos productos de la pesca, cueros y vinos finos.

Portugal coloca en el mercado argentino mayormente manufacturas de corcho y algunos bienes de capital con sus piezas, entre las que destacan los moldes y las autopartes, de acuerdo a los datos que maneja la Cámara Luso-Argentina.

AFP

 AFP internacional