AFP internacional

La moneda estadounidense en una imagen del 30 de enero de 2001

(afp_tickers)

El presidente del Banco Central del Uruguay informó el viernes que depositantes argentinos retiraron de la plaza en 2016 unos 1.000 millones de dólares, pero que ello consituye una buena noticia sobre la salud del sistema bancario local.

Según divulgó la presidencia uruguaya, Mario Bergara, a cargo de la autoridad monetaria local, indicó a la prensa tras un evento oficial que "un hecho que, en otro momento hubiera sido el inicio de una corrida bancaria, en este caso no solamente no lo fue, sino que pasó totalmente desapercibido en el sistema bancario".

"Vale la pena analizar que durante el año (pasado) se fueron 1.000 millones de dólares de depósitos de argentinos y eso no generó el mínimo impacto en el funcionamiento del sistema bancario, lo cual demuestra que hemos aprendido las lecciones; que desde la crisis de 2002 se fortaleció la regulación, la supervisión, y mejoraron las conductas" financieras, sostuvo Bergara.

En ese sentido resaltó que solamente en diciembre pasado salieron del sistema bancario uruguayo 600 millones de dólares depositados por ciudadanos argentinos, quienes tradicionalmente usaron al vecino país para resguardar sus fondos.

Sin embargo, Bergara consideró que esto era algo positivo al señalar que "esos depósitos de argentinos son, justamente, los que no queremos, aquellos que buscan refugio para ocultarse de las autoridades tributarias".

"No es una mala noticia que esos depósitos estén buscando refugio en otros lados", enfatizó.

En 2001 estalló una grave crisis en Argentina que se contagió a Uruguay generándole la mayor debacle de su historia y una corrida de depósitos que hizo quebrar a varios bancos.

Argentina y Uruguay -que disponía de un celoso secreto bancario y un sistema más flexible- firmaron tiempo atrás un acuerdo de intercambio de información bancaria con identificación del depositante.

El intercambio será automático desde 2018 y con retroactividad a 2017, lo que generó que muchos argentinos traten de llevarse sus fondos no declarados al fisco para evitar nuevas tributaciones.

AFP

 AFP internacional