AFP internacional

Una mujer pasa ante varios carteles electorales en Ereván, capital de Armenia, el 29 de marzo de 2017

(afp_tickers)

Los armenios comenzaron a votar este domingo en unas elecciones parlamentarias consideradas como fundacionales, tras un cambio en el sistema hacia una república parlamentaria.

En Occidente la elección es vista como una prueba para la democracia de este pequeño país de 2,9 millones de habitantes.

Las urnas abrieron a las 04H00 GMT y cerrarán a las 16H00 GMT, un proceso que transcurrirá bajo la mirada atenta de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Pero la campaña se ha visto salpicada por las denuncias de la oposición de que el gobierno podría estar preparando un fraude.

En vísperas de las votaciones, la delegación de la Unión Europea en Armenia y la delegación de la embajada de Estados Unidos dijeron en un comunicado conjunto que están "preocupados por las acusaciones de intimidación a los votantes, intentos de compra de votos y el uso de recursos administrativos para ayudar a algunos partidos".

También hay temor a que haya brotes de violencia, después de que en 2008, 10 personas murieran en los enfrentamientos entre la policía y votantes de oposición, tras la elección como presidente de Serzh Sarkisian, un político cercano a Moscú.

Esta vez, el país quiere una votación ejemplar para elegir "un parlamento en el cual confíe la sociedad", dijo el presidente en una entrevista concedida en marzo a AFP.

Para el mandatario, su gobierno ha hecho "enormes esfuerzos para que la votación fundacional sea perfecta".

Esta votación se produce después de las reformas impulsadas por Sarkisian en 2015, que la oposición denuncia como una estrategia para que el Partido Republicano siga en el poder.

Los cambios fueron aprobados a través de un referéndum, pero igualmente generaron protestas en las que miles de personas salieron a las calles a manifestarse.

AFP

 AFP internacional