Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un niño sirio junto a cajas de ayuda humanitaria del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en Kafr Batna, en el área de Guta Oriental, bastión rebelde a las afueras de Damasco, el 1 de marzo de 2016

(afp_tickers)

El presidente sirio Bashar al Asad prometió proceder de manera para que la tregua "funcione", este martes, cuarto día de cese el fuego que, contra expectativas, está siendo globalmente respetado.

Además, las discusiones intersirias para la paz en el país, previstas para el 7 de marzo fueron postergadas al 9 "para acordar tiempo suficiente para (resolver) cuestiones prácticas y logísticas", anunció la oficina del emisario especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.

En tanto los rusos y estadounidenses, patrocinadores de este acuerdo que entró en vigor el sábado, dudaban de su viabilidad, el cese de hostilidades entre el régimen y los rebeldes se respetaba en numerosas regiones de Siria, devastada por casi cinco años de guerra y drama humanitario.

"Haremos todo lo que dependa de nuestra parte para que todo esto funcione", declaró Asad, en entrevista a la televisión pública alemana SRD, de la que conocieron pasajes este martes.

También propuso a los combatientes opositores deponer armas para "un regreso a la vida civil y una amnistía total".

Respecto a la tregua, "los terroristas la rompieron desde la primera hora", dijo Asad, sosteniendo que "el ejército sirio se ha abstenido de emprender cualquier represalia para mantener las chances de vida del acuerdo".

"Todo tiene sus límites. Esto depende del otro campo", advirtió.

Desde el primer día del alto el fuego, el régimen y los rebeldes se han acusado mutuamente de violarlo, aunque de manera general los combates y bombardeos han menguado desde el sábado en las regiones incluidas en este acuerdo.

Rusia, que desde setiembre apoya con una campaña aérea a Damasco, anunció al menos quince violaciones de la tregua en las últimas 24 horas, en particular en la capital, en las provincias de Alepo (norte), Homs (centro) y Latakia (noroeste).

- Se reanudan las manifestaciones -

En algunas localidades se menciona que hay menos violencia, aunque no un regreso a la normalidad.

"Los ataques aéreos han disminuido claramente, lo que es muy positivo", afirmó a la AFP por Internet Hasan Abu Nuh, un militante opositor de Talbissé. "Pero al mismo tiempo la gente no puede ocuparse tranquilamente de sus asuntos. Continúa en una misma rutina puesto que si un avión militar sobrevuela la zona, desciende a los refugios", añadió.

Talbissé, en la provincia de Homs, es una de las localidades que comprendidas en el acuerdo de tregua, que solamente es parcial dado que los movimientos yihadistas Eatado Islámico (EI) y el Frente Al Nosra, rama siria de Al Qaida, están excluidos.

Por lo tanto, estos grupos continúan siendo objetivos de los ataques del régimen, de la aviación rusa y de la coalición internacional liderada por par Washington.

Aprovechando esta calma precaria, en las localidades rebeldes se reanudaron las manifestaciones antirrégimen, tras casi tres años de silencio a causa de los combates y bombardeos.

"Daraya ne cederá", decía una pancarta desplegada durante una manifestación en esta ciudad rebelde sitiada por el régimen, ubicada al suroeste de Damasco, según fotos divulgadas por militantes.

El lunes, decenas de personas que se manifestaron en la parte rebelde de Alepo (norte) portaron una pancarta que rezaba "El pueblo quiere la caída del régimen", consigna de la "Primavera árabe" de 2011, que fuera coreada por decenas de miles de sirios al comienzo de la revuelta. "La revolución continúa", podía leerse en otra.

Otra pequeña manifestación tuvo lugar también el lunes en la en la ciudad de Dael (sur).

- Cese el fuego duradero -

Aprovechando esta tregua sin precedentes, la ONU anunció el lunes que brindará asistencia en los próximos días a unas 154.000 personas en las localidades sitiadas por los diferentes beligerantes.

El lunes llegó ayuda de ONU a Muadamiyat al Sham, ciudad sitiada por el ejército (suroeste de la capital), por primera vez tras la tregua.

Asimismo, el jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, demandó este martes el cierre de la frontera turco-siria para cortar las vías de suministro de los "terroristas", a veces a través de los convoyes humanitarios.

"Mejorar la situación humanitaria en Siria es una de las prioridades claves de la ONU", dijo.

"Sin embargo, la solución de los problemas humanitarios y la reconstrucción del país destruido por la guerra sólo serán posibles gracias al mantenimiento de un cese el fuego duradero, y al desarrollo de un diálogo intersirio sobre el futuro del país", advirtió.

Otro aliado militar de Damasco, el jefe del Hezbolá chiita libanés se mostró "feliz por esta tregua". "¡Inshalá!, continúe y lleve a un arreglo político", dijo Hasán Nasralá en un discurso a la cadena de TV Al Manar.

Por su parte, el influyente viceprimer ministro turco Yalçin Akdogan criticó este martes en entrevista con la AFP la estrategia de EEUU en Siria.

Llama a "no confiar en un pequño grupo terrorista", refiriéndose a la milicia kurdo-siria del YPG, que controla parte del norte fronterizo con Turquía, primera línea de combate con el EI.

En Washington, el jefe de las fuerzas de la OTAN en Europa acusó a Moscú y Damasco de utilizar deliberadamente el flujo de refugiados que huyen de Siria "como arma" para desestabilizar a Europa.

El general estadounidense Philip Breedlove afirmó que los bombardeos aéreos buscan echar a los sirios, de "tal manera que se conviertan en problema de otros".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP