Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, interviene en una rueda de prensa en Sídney, Australia, el 23 de diciembre de 2016

(afp_tickers)

El gobierno australiano tendió este martes la mano a China, afirmando esperar que el Tratado de Asociación Transpacífico (TPP) pueda salvarse pese a la retirada de Estados Unidos decidida por el presidente Donald Trump.

Considerado como un contrapeso a la creciente influencia de China, este tratado había sido firmado en 2015 tras ásperas negociaciones entre 12 países de Asia-Pacífico que representan un 40% de la economía mundial.

Pero, como ya había anunciado durante su campaña electoral, Trump firmó el acta de retirada de Estados Unidos el lunes, solo tres días después de su investidura.

Este martes, el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, explicó a los periodistas en Canberra que su gobierno mantiene "discusiones activas" con otras partes integrantes del TPP, como Japón, Nueva Zelanda o Singapur, para encontrar la forma de salvarlo.

"Es posible que con el tiempo cambie la política estadounidense sobre este tema, como ya ha ocurrido con otros acuerdos comerciales", agregó, señalando que Rex Tillerson, designado para convertirse en nuevo secretario de Estado, y numerosos republicanos son favorables al pacto.

"Es también posible que el TPP siga adelante sin Estados Unidos", declaró Turnbull. "Ciertamente, existe potencial para que China se una al TPP", agregó.

Firmado por 12 países de ambas orillas del océano Pacífico (EEUU, Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam), al tratado todavía no entró en aplicación.

El ministro australiano de Comercio, Steven Ciobo, afirmó que su país, junto con Canadá, México y otros, había estudiado la posibilidad de un "TPP de 12 menos uno" recientemente durante un encuentro en Davos.

"Habría perspectivas para China si somos capaces de reformularlo (...) para países como Indonesia o China, e incluso otros que contemplarían una adhesión", declaró a la radiotelevisión Australian Broadcasting Corporation.

- Interés chino -

El primer ministro neozelandés, Bill English, señaló por su parte que, tras la decisión de Washington, Pekín "no tardó en ver una ocasión" para invitarse al TPP.

English aludió a la voluntad "de hacer un esfuerzo por ver en qué se puede convertir el TPP, en lugar de abandonarlo y esperar una llamada telefónica (de Washington) en relación a un eventual acuerdo bilateral", dijo a los periodistas en Wellington.

Trump anunció su intención de negociar acuerdos bilaterales más favorables para Washington, pero el primer ministro neozelandés se mostró escéptico sobre la posibilidad de tales acuerdos habida cuenta de la insistencia de Trump para imponer sus términos.

China, excluida del TPP, lanzó su propia iniciativa, la Asociación Económica Integral Regional (RCEP por sus siglas en inglés), que reúne a los diez países miembros de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) y a sus socios comerciales regionales (China, Japón, Australia, India, Corea del Sur, Nueva Zelanda).

El RCEP también busca suprimir barreras tarifarias y no tarifarias, pero es mucho más laxo que el TPP sobre las normas regulatorias, en particular medioambientales y sociales.

Durante una comparecencia ante los medios de comunicación este martes, la portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, se mostró evasiva sobre una eventual participación de su país en el TPP. Se limitó a afirmar que China respalda los acuerdos comerciales "abiertos, transparentes y en los que ganen todos".

En opinión del experto australiano Alan Oxley, expresidente del GATT -predecesor de la Organización Mundial del Comecio-, "a China le interesa ciertamente (implicarse en el TPP) a largo plazo (...) pero, dados los problemas de su economía, la posibilidad de que entre ahora es muy baja", dijo a la AFP.

Por su parte, analistas en Japón consideraron que el TPP no tiene sentido sin Estados Unidos.

"Japón considera que vale la pena mantener el marco del acuerdo hasta que Estados Unidos regrese posiblemente durante la próxima administración", afirma Yoko Takeda, economista jefe del Mitsubishi Research Institute.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP