Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Foto divulgada por la Agencia Sirio Árabe de Noticias (SANA) el 8 de enero de 2017, muestra al presidente sirio, Bashar al-Assad (C-R), recibiendo en Damasco el secretario del Consejo Supremo Iraní para la Seguridad Nacional, Ali Shamkhani (C-I).

(afp_tickers)

El presidente sirio Bashar al Asad dijo que la reconquista de Alepo es "un momento crítico" en el conflicto iniciado en 2011 y su régimen va "por el camino de la victoria", en entrevista con tres medios franceses que será difundida el lunes.

"Es un momento crítico en esta guerra y vamos por el camino de la victoria" y "una victoria será cuando hayamos eliminado a todos los terroristas", declaró Asad en inglés a las televisoras RTL y LCP y a la radio y televisión France info.

El régimen sirio había anunciado el 22 de diciembre que retomó el control total de Alepo, segunda ciudad del país, tras años de encarnizados combates.

Interrogado sobre los fuertes bombardeos que devastaron la ciudad y causaron muchas víctimas, inclusive civiles, Asad afirmó que es "el precio que se debe pagar a veces".

"Por supuesto es muy doloroso para nosotros, sirios, ver una parte de nuestro país destruido, y ver un baño de sangre", pero "yo nunca oi hablar, en la historia, de una buena guerra (…) Todas las guerras son malas", subrayó el jefe de Estado sirio.

"El asunto es como liberar a los civiles de los terroristas", añadió.

El régimen calificó de terroristas a todos los grupos de la oposición que combaten al régimen.

"¿Es mejor dejarlos bajo su poder, las ejecuciones ?(…) No, hay que liberarlos (…) y es el precio que se debe pagar a veces", dijo Bashar al Asad.

Otros tramos de la entrevista serán difundidos el lunes horas antes de la televisación.

Una tregua, globalmente respetada, fue decretada el 30 de diciembre en Siria. Abrirá la vía a negociaciones de paz previstas a fines de enero en Astana (Kazajistán).

Las negociaciones tratarán de poner fin a la guerra civil en Siria, que ha causado más de 310.000 muertos y millones de refugiados desde marzo de 2011.

AFP