Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Joe Biden (izq) estrecha la mano a Petro Poroshenko antes de su reunión de este lunes 7 de diciembre en Kiev Joe Biden is in Ukraine for a three-day working visit.

(afp_tickers)

El vicepresidente estadounidense, Joe Biden, exigió este lunes desde Kiev a Moscú que respete los acuerdos de paz para el este separatista de Ucrania y devuelva Crimea, la península ucraniana anexionada en 2014.

Los acuerdos de paz de Minsk "no tendrán éxito si Rusia no cumple con sus compromisos", declaró Biden durante una rueda de prensa conjunta con el presidente ucraniano Petro Poroshenko. "Moscú debe cesar la ocupación del territorio soberano de Ucrania. Crimea sigue siendo un territorio soberano de Ucrania", añadió.

Los acuerdos de Minsk prevén que Ucrania retome el control de varios territorios en la frontera con Rusia, de los cuales un 20% están en manos de los separatistas prorrusos y el retiro de soldados y mercenarios extranjeros.

"La invasión de Crimea por Rusia no será aceptada por nosotros ni por la comunidad internacional. Ese intento de anexión es contrario a las leyes internacionales, está mal y no será aceptado en ninguna circunstancia", dijo Biden.

Kiev y sus aliados occidentales acusan a Rusia de apoyar militarmente a los rebeldes del este de Ucrania y de haber desplegado tropas regulares en combate, aunque Moscú ha negado estar involucrada en el conflicto, que ha dejado más de 8.000 muertos desde abril de 2014.

Durante su visita, Biden dijo que la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico, que Rusia y una coalición internacional liderada por Estados Unidos, llevan a cabo separadamente en Medio Oriente, no afectarán las sanciones impuestas a Moscú.

Además, el vicepresidente advirtió que Rusia puede sufrir sanciones adicionales si no cumple con sus compromisos.

- "El cáncer de la corrupción" -

Durante su visita, Biden también llamó a las autoridades ucranianas a poner en marcha los compromisos adquiridos en los acuerdos, especialmente una reforma constitucional para dar más autonomía a los territorios rebeldes.

Estas medidas son polémicas en Ucrania ya que son consideradas como una forma de legalizar de facto a los separatistas y muchos temen que causen inestabilidad en otras partes del país.

"Ustedes no pueden fracasar a la hora de respetar su parte, sino el resto de Europa va a decir que 'todos son iguales'", advirtió Biden durante un encuentro con el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk.

El presidente ucraniano afirmó este lunes que pese a que en el este del país hay una calma relativa, "la guerra sigue" y reportó que en las últimas 24 horas se registraron ocho soldados heridos.

Biden también se refirió al descontento popular que existe con respecto a la falta de resultados en la lucha contra la corrupción, que ha lastrado al país en los últimos años.

"Es absolutamente imperativo para Ucrania desterrar el cáncer de la corrupción", dijo el vicepresidente estadounidense.

"Hay una creciente frustración popular con respecto a la lentitud de las reformas y los esfuerzos para erradicar la corrupción", advirtió Biden.

Poroshenko, por su parte, admitió que el conflicto que se extiende desde hace 19 meses no puede ser una excusa para el "fracaso a la hora de sacar adelante las reformas".

AFP