Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente boliviano Evo Morales, el 1º de mayo de 2017 en Santa Cruz de la Sierra

(afp_tickers)

El presidente boliviano Evo Morales llamó a sus compatriotas a privilegiar el consumo de productos nacionales en un discurso en el que acusó a Chile de estar "inundándonos netamente de contrabando" y de dañar la economía de su país.

"Si sabemos que algunos países nos agreden económicamente, ¿cómo podemos consumir esos productos para dañar nuestra economía y fortalecer la economía de ellos?", afirmó el gobernante en la promulgación de una ley de fomento a la pequeña empresa.

Morales apuntó directamente a Chile, país con el que mantiene una abierta polémica por la detención hace 50 días de nueve funcionarios aduaneros, entre ellos dos militares, que, según Santiago, intentaban robar camiones con mercadería, y que según La Paz combatían el contrabando.

"Ellos (están) inundándonos netamente con contrabando, quieren destrozar nuestra economía, ellos con contrabando a Bolivia crecen económicamente. Ese es el problema de fondo", señaló.

En ese contexto, llamó a "cuidar el mercado (interno); debemos consumir los productos bolivianos".

La Aduana boliviana estima que un 70% del contrabando decomisado -de unos 100 millones de dólares al año- proviene de Chile, mientras la patronal Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) estima que el total del contrabando por todas las fronteras bordea los 1.680 millones de dólares.

Las declaraciones de Morales se producen en medio de un nuevo clima de tensión bilateral, tras la decisión oficial de enviar esta semana a la tropa de élite de las Fuerzas Armadas "F-10" a la frontera con Chile para ayudar en la lucha contra el contrabando.

El canciller chileno, Heraldo Muñoz, dijo tras la movilización de los de 50 efectivos bolivianos que se trataba de una "acción delicada" y que "no quisiéramos que escalara a algo peligroso".

La Moneda negó esta semana la visa de ingreso a los presidentes de las cámaras de Senadores y Diputados, Alberto Gonzales y Gabriela Montaño, respectivamente, quienes querían visitar a los nueve bolivianos detenidos en la región norteña de Iquique.

Santiago sólo permitió el ingreso del ministro de Justicia, Héctor Arce, para el mismo fin.

Bolivia y Chile, que comparten una frontera común de 850 kilómetros, sostienen relaciones a nivel de cónsules desde 1978 y llevan juicios mutuos en la Corte Internacional de Justicia de La Haya por acceso al mar y por el uso de las aguas del manantial fronterizo Silala.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP