Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Batería de litio experimental fabricada en Bolivia, el 17 de agosto de 2015 cerca de Uyuni

(afp_tickers)

Bolivia descartó un proyecto de producción de uranio para fines pacíficos y optó por otro de litio, de mayor demanda en el mercado internacional, informó este jueves una alta fuente de la empresa minera estatal Comibol.

La Corporación Minera de Bolivia (Comibol) "ha desechado continuar en este proyecto del uranio teniendo un gran yacimiento de litio en el Salar de Uyuni", informó su presidente, Marcelino Quispe, citado por la agencia oficial ABI.

"A futuro vamos a tener plantas nucleares de litio que impulsarán otras generaciones", abundó.

El gobierno boliviano tiene previsto invertir hasta 2019 un total de 925 millones de dólares en la industrialización del litio.

Para el efecto, la alemana K-UTEC AG Salt Tecnologies firmó en agosto pasado un contrato para diseñar el proyecto de construcción de una planta de carbonato de litio, en cercanías del Salar de Uyuni (suroeste), uno de los mayores reservorios de litio del mundo.

La determinación fue tomada al constatar que "la industria del uranio prácticamente está en recesión", argumentó.

Bolivia no ha certificado por ahora sus reservas de uranio, aunque hay informes preliminares de antigua data de la existencia del mineral radioactivo en los departamentos de Potosí (suroeste), y Tarija (sur).

Quispe anunció que adquirirá uranio en pequeñas cantidades de Francia, Canadá y Australia para un centro de investigación nuclear que pretende instalar, con tecnología rusa y aporte argentino, en los próximos cuatro años, a un costo de 300 millones de dólares.

El plan nuclear boliviano apunta a diversificar la matriz energética, impulsar la industria tecnológica y mejorar la salud y la seguridad alimentaria, según versión oficial.

AFP