Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Soldados del régimen sirio caminan por la zona del aeropuerto militar de Kweyris, al este de la provincia de Alepo, el 16 de octubre de 2015, Siria.

(afp_tickers)

Al menos 23 personas -13 combatientes del grupo Estado Islámico (EI) y 10 civiles- murieron el martes en ataques en la ciudad de Raqa (noreste de Siria), capital de facto de la organización yihadista, anunció una ONG.

"Trece miembros de la organización Estado Islámico y 10 civiles murieron, tras por lo menos 16 ataques aéreos contra locales y retenes de la organización en varios lugares de la ciudad de Raqa", indicó a la AFP el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El OSDH ignoraba si los aviones pertenecían al régimen sirio del presidente Bashar al Asad o a Rusia.

Igualmente otros 10 civiles murieron en Alepo, en el norte del país, por bombardeos aéreos, informó el OSDH.

La ciudad está dividida en barrios controlados por el gobierno y sectores bajo control rebelde.

Por otra parte, las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) -una coalición árabo-kurda que anunció el sábado el lanzamiento de su primera ofensiva contra territorios controlados por el grupo EI- avanzaron en el noreste de la ciudad de Hasake, tras combates con esta organización yihadista, indicó el OSDH.

En octubre, las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG), la principal milicia kurda, y grupos rebeldes árabes que luchaban juntos desde hacía ya mucho tiempo, decidieron crear una coalición que incluye a kurdos, árabes y cristianos siriacos.

En la noche del viernes, habían lanzado una operación contra territorios controlados por el EI en la provincia de Hasake (noreste), según Sherfan Darwish, portavoz de un grupo rebelde miembro de las FDS.

AFP