Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Hacienda de Brasil Henrique Meirelles (d) y el de Planificación Dyogo Oliveira hablan ante la prensa en Brasilia el 29 de junio de 2017.

(afp_tickers)

El gobierno brasileño anunció un recorte de gastos y un alza del impuesto a los combustibles para achicar el enorme déficit fiscal, irritando a los industriales cuando la economía comienza a dar señales positivas tras dos años de recesión.

La medida tributaria dejó expuestas las dificultades que aún atraviesa la mayor economía de América Latina, que lucha por cumplir una meta fiscal que contempla un rojo del sector público consolidado de 143.100 millones de reales (unos 45.000 millones de dólares), o 2,1% del PIB, para el año en curso.

"El aumento de tributos fue decidido por estricta necesidad. Estamos comprometidos con cumplir la meta fiscal 2017 y como mencionamos en oportunidades anteriores, solo tomaríamos una medida que alterara los impuestos como último recurso", dijo el viernes el ministro de Planificación, Desarrollo y Gestión, Dyogo Oliveira, en una rueda de prensa.

"Lamentablemente, la pérdida de recaudación en áreas importantes obligó a adoptarla", reconoció.

Con esta iniciativa, el gobierno espera obtener 10.421 millones de reales adicionales y compensar la merma de 5.800 millones que prevé en la recaudación, entre otras razones por un menor ingreso de recursos en el programa de regularización de activos no declarados en el extranjero.

Pero los industriales, que junto con el mercado financiero son dos de los principales sostenes del gobierno conservador de Michel Temer, atacaron la decisión sin medias tintas.

La Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp) publicó una solicitada en los principales medios nacionales titulada "¿Qué es esto ministro, más impuestos?".

"Subir los impuestos no va resolver la crisis; por el contrario, la va a agravar en momentos en que la actividad económica da señales de recuperarse (...) El aumento recae sobre la sociedad, que ya está sofocada con 14 millones de desempleados, falta de crédito y sin condiciones generales de consumo", afirmó el texto.

- 'La población va a comprender' -

Temer tiene un magro apoyo de 7% de la población y está acorralado por un escándalo que podría costarle el cargo, luego de que la Fiscalía General lo acusara de cobrar un soborno de una empresa frigorífica.

A poco de llegar a la ciudad andina de Mendoza, en Argentina, donde participa de una cumbre del Mercosur, el mandatario se mostró confiado en la reacción de los brasileños.

"La población va a comprender porque este es un gobierno que no miente, no da datos falsos. Es un gobierno verdadero y va a mantener el criterio de responsabilidad fiscal, el mantenimiento de la meta", aseguró el jueves por la noche.

El mandatario impulsa un programa económico ortodoxo para reencauzar una economía que entre 2015 y 2016 atravesó la peor recesión de su historia. El Congreso ya dio luz verde a un congelamiento de los gastos públicos por 20 años y a una flexibilización de los contratos laborales.

Ahora, busca aprobar una espinosa reforma del sistema de jubilaciones, señalado como el principal responsable del agujero fiscal.

Pero el ambiente político no juega a favor.

El alza de impuestos llega poco después de que la oposición acusara a Temer de haber distribuido fondos a diputados para que rechacen la denuncia por corrupción en su contra en una comisión que la analizó, como antesala de la que será votada en el plenario en agosto.

Y si bien el PIB brasileño creció 1% entre enero marzo respecto al trimestre anterior, su primer resultado positivo en dos años, los constantes ramalazos de la crisis política pusieron la salida definitiva de la recesión en modo de espera.

"El aumento [de impuestos] drena recursos del sector privado al sector público. Sube el costo de las empresas y reduce el poder de compra de las familias, lo que perjudica el crecimiento de la economía", dijo Robson Braga de Andrade, presidente de la Confederación Nacional de Industria (CNI) en una nota difundida a la prensa.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP