Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Brasil dispuesto a concesiones para aprobar reforma de jubilaciones

A hooded protester invades the Un manifestante encapuchado invade el Ministerio de Finanzas en Brasilia durante un paro nacional contra un proyecto de reforma de las jubilaciones del gobierno brasileño, el 15 de marzo de 2017.

(afp_tickers)

El gobierno brasileño está dispuesto a hacer algunas modificaciones a un polémico proyecto de reforma de las jubilaciones para convencer a los diputados más recalcitrantes de apoyarla, admitió el martes el ministro de Planificación, Dyogo Oliveira.

Oliveira indicó que el proyecto -considerado esencial por el gobierno de Michel Temer para enderezar las cuentas públicas- cuenta con el respaldo de 270 diputados y que el gobierno querría conseguir el de otros 50, "que darían seguridad para empezar la votación".

Un apoyo difícil de conseguir en un año con elecciones presidenciales, legislativas y de gobernadores previstas para octubre.

"Nuestra capacidad [de hacer concesiones], hoy, es limitadísima", pero "alguna adaptación podrá hacerse, desde que aporte votos para aprobar" la reforma, avisó Oliveira.

"Puede haber alteraciones adicionales para viabilizar los votos", añadió.

La reforma de las jubilaciones, de tipo constitucional, requiere de dos votaciones en la Cámara, con una mayoría de tres quintos (308 de los 513 diputados), y de otras dos en el Senado (con 49 de los 81 escaños).

"Hay parlamentarios preocupados por sus bases electorales", reconoció Oliveira en el debate "E agora, Brasil?", organizado por el diario O Globo en el consulado de Francia en Rio de Janeiro.

Muchos legisladores piden contrapartidas, generalmente obras para sus estados, para compensar el desgaste político que el apoyo a las reformas podría acarrearles.

El gobierno acentúa la presión para que la Cámara proceda a su primera votación este mes, después del feriado de carnaval. Insiste en que se trata de una reforma "igualitaria", porque tiende a unificar el sistema del sector privado con el de los funcionarios públicos, más ventajoso.

Según Temer, el sistema de jubilaciones "quebrará" sin la reforma.

El sistema actual prevé el retiro a los 60 años para las mujeres y a los 65 años para los hombres; pero es posible retirarse antes con un beneficio parcial, si ya se contribuyó con 15 años de aportes. El beneficio íntegro requiere de 30 años.

La reforma incluye, entre otros puntos, aumentar a 40 años el tiempo mínimo de cotizaciones para obtener la jubilación completa. La primera versión exigía 49 años, pero el plazo fue rebajado.

Brasil salió en 2017 de dos años de recesión y el gobierno Temer llevó a cabo una serie de impopulares reformas (congelamiento del techo de gastos, flexibilización de la legislación laboral) para atraer inversiones. Pero la reforma de las jubilaciones es la más esperada por los mercados.

Según datos oficiales, el gasto en jubilaciones representa el 57% del presupuesto gubernamental.

Oliveira prevé "un gran ciclo de crecimiento, de ocho a doce años" de duración. "Pero el nudo [de ese despegue] está en las cuentas públicas", insistió.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes