Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Presidente de Brasil, Dilma Rousseff, durante la conferencia de prensa con su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, el 9 de octubre de 2015, en el Palacio Presidencial Nariño, en Bogotá.

(afp_tickers)

Brasil, la séptima mayor economía del mundo, sumida en recesión y crisis de gobernabilidad, espera retomar un fuerte ritmo de crecimiento en cuanto pasen "las incertidumbres" que retrasaron decisiones de inversión, dijo el viernes en Lima su ministro de Hacienda, Joaquim Levy.

"Con lo que pasa en Brasil, muchas personas (inversionistas) están retrasando sus decisiones importantes, por causa de las incertidumbres que abarcan varios aspectos de la vida económica", explicó Levy en una rueda de prensa, en el marco de la reunión anual del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial.

"Como el PIB es un resultado de decisiones, lo vemos caer. En la medida que la incertidumbre se disipe (...) veremos un repunte relativamente fuerte", agregó, aunque no dio plazos.

De acuerdo con el FMI, Brasil se contraerá un 3% en 2015 y un 1% en 2016.

Además de ser golpeado por la caída del precio de las materias primas, Brasil pasa por una fuerte crisis política y de gobierno, agravada por un escándalo de corrupción y pago de sobornos que ha involucrado a la petrolera estatal Petrobras, al gobernante Partido de los Trabajadores (PT), empresarios, políticos y personeros del gobierno.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, anunció recientemente una reforma de gabinete para fortalecer su apoyo en el Congreso y aprobar un paquete de ajuste, en medio de pedidos de impeachment.

La gobernabilidad se convirtió en una prioridad para la mandataria, que según las encuestas tiene apenas un apoyo de 10% de la ciudadanía.

Las incertidumbres sobre la economía también han llevado a su moneda, el real, a depreciarse un 29% este año, aunque para el presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, esta ha sido una reacción exagerada.

"Vimos ahora una reducción de la volatilidad. Hubo cierta exageración, en mi opinión", dijo en una conferencia de prensa en Lima.

Tombini aseguró que el Banco Central está teniendo éxito en anclar las expectativas de inflación en el mediano y largo plazo.

La inflación de Brasil subió un 0,54% en septiembre y acumula un 9,49% en 12 meses, un valor levemente menor al marcado en agosto aunque todavía cerca del máximo anual en 12 años que se anotó en julio.

AFP