Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Planta de acero de la alemana ThyssenKrupp CSA Siderurgica Do Atlantico a 60 km del centro de Rio de Janeiro, el 18 de junio de 2010

(afp_tickers)

Empresarios metalúrgicos brasileños intensificaron esta semana sus contactos para evitar eventuales restricciones a sus exportaciones de acero hacia Estados Unidos, donde existe una investigación para ese sector ordenada por la Casa Blanca.

El presidente Donald Trump ordenó en abril examinar el impacto de las importaciones estadounidenses de acero en la seguridad nacional, y el Departamento de Comercio debería emitir un informe en enero próximo, después de varias postergaciones.

En 2016 Brasil exportó a Estados Unidos unos 3.959 millones de toneladas de acero, aunque prácticamente el 80% de ese total compuesto por acero semi acabado.

Así Brasil abastece a Estados Unidos el 52% de su acero semi acabado, y la investigación del Departamento de Comercio podría conducir a restricciones que afecten esa participación en el mercado.

"Hemos tenido contactos con el Congreso y representantes de los productores locales para explicar que Brasil es parte de una cadena, ya que importa carbón mineral de Estados Unidos. De forma que nuestro acero no afecta empleos", dijo este miércoles Alexandre Lyra, del Instituto Acero Brasil.

El equipo de empresarios se reunió con expertos del Comité de Apropiaciones de la Cámara de Representantes (que autoriza el uso del presupuesto) y de la Asociación de Fabricantes de Acero de Estados Unidos.

De acuerdo con el empresario, una investigación similar a la que ahora está en marcha y realizada por el Departamento de Comercio estadounidense en 2001 ya había considerado a Brasil como un "abastecedor confiable", y las condiciones no han cambiado.

En opinión de Lyra, "Brasil debería ser excluida" de las investigaciones en marcha en el Departamento de Comercio.

Esta preocupación brasileña por eventuales restricciones a sus exportaciones de acero será el centro de una reunión entre el ministro brasileño de Industria y Comercio, Marcos Pereira, y su homólogo estadounidense, Wilbur Ross, prevista para el 19 de octubre.

Esta investigación determinada por Trump constituye un paso altamente incomún, ya que de las más de 2.000 investigaciones comerciales abiertas desde 1980, solamente 19 fueron iniciadas por determinación de la Casa Blanca.

Además de esta investigación sobre el impacto del acero en la seguridad nacional, el Departamento de Comercio abrió una similar sobre el aluminio.

En ambos casos, las autoridades consideran que el acero y el aluminio "son elementos críticos de nuestra base industrial de manufacturera y defensa".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP