Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Los comisarios europeos de Empleo, Marianne Thyssen, y de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, durante la presentación del 'paquete de otoño', en Bruselas, el 16 de noviembre de 2016

(afp_tickers)

En un contexto de recuperación económica moderada, la Comisión Europea urgió este miércoles a los 28 a enfrentar el desempleo de larga duración y el riesgo de pobreza, especialmente en los países del sur de Europa, más castigados por la crisis de 2008.

"No todos los ciudadanos europeos se han beneficiado de la recuperación económica en igual medida", valoró la comisaria europea de Empleo, Marianne Thyssen, para quien una mayor igualdad genera inclusión social y vuelve a las economías "más resistentes" a eventuales "'shocks' económicos".

Thyssen hizo estas declaraciones en rueda de prensa durante la presentación de un informe del ejecutivo comunitario conocido como el 'paquete de invierno', destinado a alentar a los países de la UE, y especialmente a los 19 de la zona euro, a hacer converger sus economías.

En sus previsiones económicas trimestrales, presentadas la semana pasada, la Comisión subrayó que "por primera vez desde 2008" todos los países de la zona euro registran una expansión de su economía en el período 2016-2018, situándose el pronóstico de crecimiento medio para 2017 en el 1,6%.

Como consecuencia de esta expansión moderada, el nivel de desempleo en los 19 países del euro debería reducirse progresivamente a un 9,6% en 2017 y un 9,1% en 2018. En el momento álgido de la crisis de la deuda, el desempleo alcanzó la proporción récord del 12,1% en abril, mayo y junio de 2013.

"A pesar de que ha habido una mejora general en el ámbito del empleo, sigue habiendo desafíos económicos y sociales, como el elevado desempleo y la pobreza", apuntó el vicepresidente de la Comisión, Valdis Dombrovskis, quien urgió a "aprovechar este momento para abordar" el resto "del legado de la crisis".

- Pobreza entre trabajadores, en aumento -

Este "legado" es más visible en los países del sur de Europa. Tras años de crisis y de políticas de rigor orientadas a corregir el déficit presupuestario, España podría registrar una expansión de su PIB del 3,2% en 2016, del 2,3% en 2017 y del 2,1% en 2018, por encima de la media de la zona euro.

En su 'paquete de invierno', la Comisión destaca esta "fuerte recuperación" de la economía española, en parte por las reformas estructurales de los últimos años, pero advierte de que el desempleo "sigue siendo muy alto" y "la pobreza y la desigualdad de ingresos se encuentran entre las más altas de la UE".

"El riesgo de pobreza o exclusión social comenzó a disminuir en 2015. Sin embargo, se mantuvo muy alto, especialmente el infantil", y la pobreza entre los trabajadores "siguió aumentando", apunta el informe, que destaca que los contratos temporales resultan en "mayores riesgos de pobreza".

Entre 2010 y 2015, el número de menores en riesgo de exclusión social y de pobreza pasó en España del 33,3% al 34,4%, una tendencia registrada especialmente en los países del sur de Europa, como Portugal (del 28,7% al 29,6% en el mismo período), pese a que en el conjunto de la UE cayó ligeramente, según Eurostat.

En diciembre, el desempleo en estos países continuaba también por encima de la simbólica barrera del 10%, con un 10,2% en Portugal y un 18,4% en España -la segunda mayor de la UE por detrás de Grecia-, mientras que la media de la zona euro se situaba en el 9,6%.

Respecto a Portugal, que cuenta con unas "cifras alentadoras de crecimiento y de reducción del déficit", en palabras del comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, su homóloga de Empleo subrayó que la "pobreza laboral (...) sigue siendo bastante elevada".

"La pobreza en las personas con empleo [en Portugal] se mantuvo como una de las más elevadas de la UE en 2015, debido en parte a la baja calidad de los empleos y un alto volumen de trabajo involuntario a tiempo parcial", apunta el informe presentado este miércoles.

Tras la presentación del texto, la Comisión Europea deberá iniciar un diálogo con los diferentes gobiernos nacionales, que deben presentar sus respuestas en abril.

AFP