Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Dos hombres sirios observan los daños provocados por ataques aéreos sobre la zona rebelde de Duma, al este de la capital siria, Damasco, el 2 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Dos obuses impactaron este martes contra la embajada de Rusia en Damasco, coincidiendo con el inicio de una manifestación de apoyo a Moscú, cuya aviación ayuda al régimen de Bashar al Asad frente a los rebeldes.

Según un fotógrafo de AFP, la caída de los dos obuses desató el pánico entre las 300 personas reunidas. El fotógrafo indicó que el incidente no dejó heridos. Se desconoce si los obuses provocaron daños en el interior de la embajada.

Los manifestantes agitaban fotos del presidente ruso, Vladimir Putin, banderas y banderolas de apoyo a Moscú. Tras la caída de los obuses, un grupo gritó: "Con nuestra sangre, nuestra alma, defenderemos a Putin, a Asad y a Siria".

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSHD), los cohetes fueron lanzados por rebeldes islamistas desde los alrededores de la capital.

El 20 de septiembre, 10 días antes del inicio de la intervención rusa en Siria, un obús fue lanzado "sobre el territorio de la embajada de Rusia en Damasco", sin causar daños, según el ministerio de Exteriores.

La embajada rusa en Damasco, en el barrio de Mazraa, también ha sido alcanzada en varias ocasiones por disparos de mortero.

El jefe del Frente al Nosra, rama siria de Al Qaida, había llamado a los yihadistas del Cáucaso a ayudar a los de Siria atacando a Rusia, cuyo ejército bombardea desde hace dos semanas a los rebeldes sirios.

"Llamo a los muyahidines (combatientes islamistas) del Cáucaso a apoyar todo lo que puedan al pueblo de Siria. Si el ejército ruso mata a nuestra población, maten a la suya, si mata a nuestros soldados, maten a los suyos. Ojo por ojo", afirma Abu Mohamad al Jolani en una grabación sonora difundida el lunes por la noche.

AFP