Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro británico, David Cameron, enumera las demandas para seguir en la Unión Europea, el 10 de noviembre de 2015 en Chatham House, en Londres

(afp_tickers)

El primer ministro británico, David Cameron, presentó este martes en Londres sus cuatro demandas para pedir el voto a favor de la permanencia en la Unión Europea (UE) en el referéndum que tendrá lugar antes de finales de 2017.

Cameron pidió que se protejan los derechos de los países de la UE que no forman parte de la eurozona; que el Reino Unido quede fuera de los siguientes pasos para una mayor integración europea; potenciar la competitividad del mercado único; y permitir a Londres poner límites a los inmigrantes europeos y a las ayudas sociales que reciben.

El primer ministro las enumeró en un discurso en Chatham House, una prestigiosa organización de debate británica, al tiempo que enviaba una carta con las mismas al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

El primer ministro expresó su confianza en lograr sus objetivos, pero aclaró que quiere que las reformas "sean legalmente vinculantes e irreversibles", y que no se limiten a "buenas palabras". "Tengo toda la confianza en que conseguiremos un acuerdo bueno para el Reino Unido y bueno para sus socios europeos", estimó.

"No dudo de que, con paciencia, buena voluntad y buena fe, puede lograrse. Y así, podremos hacer del Reino Unido y el conjunto de Europa lugares más prósperos para las generaciones venideras", argumentó Cameron.

Sin embargo, el dirigente británico lanzó un avisó: "Si hacen oídos sordos a las demandas británicas, tendremos que reconsiderar si la Unión Europea es buena para nosotros".

La jefa del Gobierno alemán, Ángela Merkel, dijo tener una confianza "razonable" en hallar una solución pero, admitió que hay "demandas difíciles". "Hay demandas difíciles, otras menos difíciles, pero, si estamos dispuestos a encontrar una solución, tengo una confianza razonable en que podemos conseguirlo", dijo Merkel en una rueda de prensa.

La Comisión Europea confirmó haber recibido las demandas y consideró algunas de ellas como "muy problemáticas", refiriéndose a la de limitar la inmigración intraeuropea y su derecho a recibir ayudas sociales. "Afectan a las libertades fundamentales de nuestro mercado interior", indicó el portavoz de la Comisión, Margaritis Schinas.

El gran crítico de la UE en la política británica, Nigel Farage, líder del Ukip (Partido para la Independencia del Reino Unido), valoró negativamente el discurso de Cameron, asegurando que había pasado más tiempo glosando las bondades del bloque que sus desventajas y que sus demandas no son lo suficientemente ambiciosas. "Está claro que Cameron no busca ninguna renegociación sustancial", sentenció en la televisión Sky News.

- La inmigración, el gran escollo -

Todos los analistas coinciden en que la demanda más espinosa es la de limitar las ayudas sociales a los inmigrantes europeos, porque topa con el principio de no discriminación de los ciudadanos de la UE, se encuentren en el país del bloque en que se encuentren.

El profesor Michael Ben-Gad, del Departamento de Economía de la Universidad City de Londres, estimó que la solución podría pasar por que Londres cambie las reglas sobre ayudas sociales para británicos y extranjeros.

"Las ayudas sociales no están ligadas estrechamente a las contribuciones, eso crea el problema. Sospecho que los socios europeos sugerirán en las negociaciones que el Reino Unido es libre de cambiar esto", estimó.

Cameron justificó limitar la presencia de inmigrantes y las ayudas que pueden recibir por "las presiones que supone el libre movimiento" en escuelas y otros servicios públicos. Se trata de "frenar los abusos del libre movimiento y permitirnos controlar la inmigración de dentro de la UE".

En cuanto a la protección del acceso al mercado único para el Reino Unido aunque no use el euro, Cameron reclamó "salvaguardas que garanticen que no afrontamos ni discriminación ni costes adicionales" por no pertenecer a la Eurozona, y que no se les reclamen aportaciones para solventar crisis del euro, como la que se vivió en Grecia.

Sobre la exención de los pasos venideros hacia una mayor integración, el primer ministro dijo que el Reino Unido es "una nación orgullosa e independiente" y que "la carga de las actuales regulaciones es ya muy alta".

Finalmente, en las medidas para reclamar una organización más competitiva, el jefe de gobierno británico estimó que la UE necesita cambiar" y "volverse más competitiva para afrontar la irrupción económica de India y China"

- Una historia de desencuentros -

La fecha del referéndum sobre la permanencia en la UE está por determinar, aunque se sabe que será en 2017 a más tardar, para dar tiempo a la renegociación del encaje británico en la UE.

Un encaje que ha topado tradicionalmente con las reticencias británicas a que el bloque sea algo más que un mercado único y se convierta en unión política. Como dijo Cameron el viernes, la UE es vista desde Londres "como un medio para alcanzar un fin, no como un objetivo en sí mismo".

En la época del referéndum de adhesión de 1975, la UE dividió sobre todo al laborismo. Pero ahora enfrenta entre ellos a los conservadores y tuvo un papel en la caída de Margaret Thatcher en 1990 y en el fracaso electoral de John Major en 1997.

Cameron, que gobernó en coalición con los liberales en su primer mandato (2010-2015), trató de sofocar cualquier posibilidad de rebelión interna prometiendo el referéndum.

AFP