Navigation

Campanas y silencio en recuerdo de los fallecidos en los atentados de 2019 en Sri Lanka

Una mujer y una niña se recogen ante una tumba de víctimas de la bomba contra la iglesia de San Sebastián, el 21 de abril de 2020 en Negombo (Sri Lanka), con motivo del primer aniversario de los atentados afp_tickers
Este contenido fue publicado el 21 abril 2020 - 07:28
(AFP)

Sri Lanka recordó este martes a los 279 fallecidos hace exactamente un año en atentados yihadistas contra iglesias y hoteles de esta isla del sur de Asia.

En medio del confinamiento decretado por la pandemia del nuevo coronavirus, el gobierno tuvo que renunciar a las ceremonias que había planeado para honrar la memoria de las víctimas y de los 600 heridos de los ataques perpetrados de manera simultánea en varios puntos del territorio, el 21 de abril de 2019.

Las campanas de las iglesias de Sri Lanka tañeron durante cinco minutos y el país guardó dos minutos de silencio a las 08h45 locales (03H15 GMT), la hora en la que explotaron las bombas.

Algunos supervivientes participaron en una misa en la iglesia de San Sebastián en Negombo, ciudad cercana a Colombo, donde fue perpetrado uno de los ataques.

A las puertas de la iglesia de San Antonio, en la capital, también objetivo de los kamikazes, varios habitantes rezaron y encendieron velas en memoria de las 56 personas que murieron en el templo hace un año, en medio de la misa del domingo de Pascua.

Saranya, de 25 años, estaba embarazada de nueve meses cuando acudió hace un año a esta iglesia. Su marido, Christopher, murió en el atentado.

"Jamás vio a su hijo, que nació al día siguiente", dice. "Mi hijo cumple un año el 22, pero ¿cómo celebrarlo? Es justo el día después del aniversario de la muerte de su padre. Es una fecha triste para nosotros", se lamenta.

El 21 de abril de 2019 siete miembros de un grupo extremista local, el National Thowheeth Jama'ath (NTJ), afín al movimiento yihadista Estado Islámico, se inmolaron en medio de la misa de Pascua y durante el desayuno en hoteles de lujo.

Cuatro de los líderes del NTJ murieron días después en tiroteos con las fuerzas del orden y 135 personas vinculadas al grupo siguen detenidas actualmente.

"Rendimos un homenaje especial a los que perdieron a sus seres queridos y a aquellos que resultaron heridos por su espíritu magnánimo y por no haberse llenado de odio y rabia", declaró el cardenal Malcolm Ranjith, jefe de la iglesia católica en Sri Lanka, en un mensaje con motivo de este trágico aniversario.

Las autoridades de Sri Lanka decretaron el lunes una semana más de confinamiento debido a la pandemia provocada por el nuevo coronavirus.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.