Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El abogado francés Antonin Levy, encargado del caso del candidato presidencial François Fillon, en París el 26 de enero de 2017

(afp_tickers)

François Fillon, candidato de la derecha francesa y favorito de la presidencial, negó el jueves haber dado empleo ficticio a su esposa y se dijo dispuesto a renunciar a su candidatura si es acusado.

"No hay la más mínima duda, mi esposa trabajó como colaboradora parlamentaria para mi durante años", aseguró Fillon el jueves por la noche en el noticiero televisivo de TF1, un día después de que se inició una investigación preliminar por "desvío de fondos públicos".

"Corrigió mis discursos, recibió a muchas personas que yo no podía ver, me representó en manifestaciones, asociaciones, me hacía la síntesis de las informaciones de prensa y me hacía llegar las peticiones de las personas", dijo.

Fillon, envuelto en una polémica tras las revelaciones, entregó el jueves "documentos" justificativos a la justicia.

El semanario satírico Le Canard Enchaîné reveló el miércoles que Penelope Fillon, quien se presentaba como ama de casa, cobró entre 1998 y 2012 un sueldo como asistente parlamentaria de su marido y luego de su suplente en el Parlamento por un total de cerca de medio millón de euros.

Fillon denunció "el carácter abyecto de esta acusación, que consiste en afectar a mi mujer para afectarme", a tres meses de las elecciones al Elíseo.

En Francia no es ilegal que un diputado contrate a miembros de su familia, siempre y cuando realicen una función concreta, lo que la fiscalía financiera intentará determinar con una investigación preliminar por desvío de fondos públicos, abuso de bienes sociales y encubrimiento.

El abogado del ex primer ministro, Antonin Levy, entregó el jueves los documentos justificativos a la fiscalía financiera de París. Estos documentos deben dar fe del trabajo realizado por su mujer.

"Mantuve una reunión con los magistrados de la fiscalía nacional financiera y aproveché para entregarles los documentos", dijo a la AFP Antonin Levy unos minutos después de salir de las oficinas.

"Acordamos hablar con ellos todas las veces que sean necesarias", señaló el letrado.

Estas acusaciones caen en muy mal momento para el ex primer ministro del expresidente Nicolas Sarkozy (2007-2012).

Su principal contrincante es la líder de la ultraderecha, Marine Le Pen.

Desde las revelaciones del semanario, los partidarios de Fillon se movilizan para defender a su candidato.

Una de sus exministras, Valérie Pecresse, estimó el jueves que se trataba de una "maniobra política" aunque admitió que "no sabía" que la mujer de Fillon trabajaba como asistente parlamentaria.

Hace unos meses, durante la campaña de las primarias de la derecha, Penelope Fillon decía mantenerse apartada de las actividades políticas de su marido.

Nadie la ha visto nunca en el Parlamento, excepto su expresidente, Bernard Accoyer, quien ahora es el secretario general del partido de Fillon, Los Republicanos.

Además de este empleo como asesora parlamentaria, el semanario también reveló que Penelope Fillon trabajó entre mayo de 2012 y diciembre de 2013 en la revista literaria Revue des deux mondes, propiedad de un amigo de Fillon.

Habría cobrado entonces unos 5.000 euros mensuales.

Sin embargo, su director, Michel Crépu, aseguró al Canard Enchaîné que no la "había visto nunca en las oficinas de la revista", precisando que había firmado "dos o quizás tres notas de lecturas".

AFP