Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre barre un almacén con ayuda alimentaria para desplazados por los ataques del grupo yihadista Boko Haram, en Maiduguri, en el estado de Borno, noreste de Nigeria, el 16 de febrero de 2017

(afp_tickers)

Una conferencia de donantes para las víctimas del grupo yihadista Boko Haram en Nigeria y países vecinos del lago Chad concluyó este viernes en Oslo con promesas de 672 millones de dólares, con la ausencia notable de Estados Unidos, anunció Noruega.

El importe, fruto de una promesa a tres años, está destinado a una región donde según Naciones Unidas, 10,7 millones de personas necesitan hoy una ayuda de urgencia.

Catorce países se comprometieron con esas ayudas, y en particular a desembolsar 457 millones este año.

Estados Unidos, que cambió de presidente en enero y prevé reducir su ayuda internacional, no propuso en Oslo ningún importe.

"Estados Unidos dice que comunicará posteriormente su contribución, por tanto no está incluido" entre los actuales donantes, explicó el ministro de Exteriores noruego, Børge Brende, en conferencia de prensa.

Naciones Unidas estima las necesidades en 1.500 millones de dólares en 2017 para la región del lago Chad, que incluye a Nigeria, Níger, Camerún y Chad.

El subsecretario general de la ONU, Stephen O'Brien, se declaró sin embargo optimista respecto al objetivo anual. "En una mañana hemos captado un tercio" de lo necesario, dijo.

Boko Haram se alzó en armas en 2009 para crear un califato en el norte de Nigeria, y para ello lanzó ataques indiscriminados en territorios de Nigeria, Níger, Camerún y Chad a orillas del lago.

La parte más afectada ha sido el noreste de Nigeria. El pasado miércoles, al menos siete soldados murieron en un ataque de Boko Haram contra retenes del ejército, según una fuente de los servicios de seguridad.

El conflicto se ha cobrado unas 20.000 vidas y ha dejado a más de 2,6 millones de personas desplazadas, en una de las regiones más pobres del planeta.

"Nigeria y los países ribereños del Lago Chad se enfrentan a una de las crisis humanitarias más largas y graves del mundo", explicó el ministro nigeriano de Relaciones Exteriores, Geoffrey Oneyama.

"No pueden cultivar la tierra, los mercados dejaron de operar, los precios alimentarios se han disparado", añadió por su parte el ministro francés de Desarrollo, Jean-Marie Le Guen.

"La respuesta internacional sigue siendo insuficiente", explicó.

Estados Unidos mandó a la conferencia de Oslo a un representante de su agencia de ayuda internacional USAID, pero no dio ninguna indicación de las intenciones del presidente Donald Trump.

Con la excepción de Japón y Corea del Sur, los países donantes son europeos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP