Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Trabajadores uruguayos despliegan una bandera previo a una marcha con motivo de la paralización de actividades convocada por la central sindical PIT-CNT, el 21 de junio de 2017 en Montevideo

(afp_tickers)

La central sindical única uruguaya PIT-CNT anunció un nuevo paro general para el 20 de julio en el marco de una fuerte pugna con el gobierno izquierdista por más prespuesto para el sector público.

"La unanimidad de las organizaciones (...) resolvió llevar adelante un paro general de 24 horas el jueves 20 de julio", informó el PIT-CNT en su página de internet.

El paro general sería el segundo en un mes en protesta contra el proyecto de ley de presupuesto presentado al Parlamento por el gobierno de Tabaré Vázquez, que ha desatado la molestia de los sindicatos.

El miércoles pasado los trabajadores, principalmente del sector público, paralizaron sus actividades en reclamo de más recursos, en especial para la alicaída educación pública.

Antes del plazo legal para la entrega del presupuesto al Congreso y sin haber llegado a acuerdo con los trabajadores, el ministro de Economía, Danilo Astori, remitió el texto al Legislativo, lo cual creó gran molestia en los sindicatos.

El Ejecutivo "le dio un portazo a la negociación cuando presentó la Rendición de Cuentas (ley de presupuesto) en el Parlamento. Los portazos son malos cuando los dan otros y cuando los damos nosotros. Hay que negociar siempre, hasta el último minuto", dijo Fernando Pereira, presidente de la central de trabajadores, citado por el comunicado de la organización.

"Existían espacios para discutir. (...) Si hoy el gobierno nos llama a negociar no dudaremos ni un minuto en concurrir", remarcó.

La situación es especialmente tensa para el gobierno del izquierdista Frente Amplio, que enfrenta un abultado déficit de las cuentas públicas.

El Ejecutivo pugna por contener un déficit fiscal que roza el 4% del PIB, en un contexto de mejora del crecimiento de la economía previsto para este año pero con alto desempleo de 8,5%, según los últimos datos oficiales a abril.

La cifra incluso alcanzó al 9% de la población económicamente activa en marzo, un máximo en una década.

La agencia calificadora Fitch Ratings señaló la semana pasada que a pesar de la mejora en las perspectivas de crecimiento, "las posibilidades de que el gobierno alcance sus objetivos fiscales luce menos probable". El déficit, señaló la agencia, "refleja presiones sobre el gasto más que los efectos cíclicos de un crecimiento reducido".

La central sindical no descarta paralizaciones de actividades por algunas horas antes del 20 de julio.

AFP